.

LAREDO, 11 (EUROPA PRESS)

Los niños que sufren algún tipo de maltrato tienen un 50 por ciento de posibilidades de volver a padecerlo y, además, un 10 por ciento puede morir por un traumatismo craneal o abdominal, según datos aportados hoy por el jefe del Servicio de Cuidados Intensivos Pediátricos del Hospital Niño Jesús de Madrid, Juan Casado Flores, durante su intervención en uno de los cursos de verano de la Universidad de Cantabria en Laredo.

Según dijo, además de la violencia física y los abusos sexuales, no dar cuidados alimenticios ni higiénicos son otras formas habituales de maltrato a los niños, que viven «la negligencia más severa» cuando son abandonados.

Casado Flores aseguró que los niños pequeños agredidos no hablan «pero sus huesos sí», ya que, según explicó, en uno de cada tres casos las radiografías delatan malos tratos. Detectar los síntomas que muestran es «fundamental», según el especialista. Entre estos indicadores, destacó las lesiones producidas sobre la piel, como quemaduras, desgarros, mordiscos o contusiones, y que normalmente afectan a espalda, glúteos, muslos y los laterales de la cabeza.

El especialista tiene un papel clave, a juicio del pediatra, ya que, si no identifica con rapidez el maltrato, «puede volver a repetirse y que se reproduzca el modelo violento en el niño».

En cuanto al perfil del maltratador, el experto apuntó que es una persona «aparentemente normal», pero que en un momento determinado agrede y luego se arrepiente, aunque «vuelve a hacerlo». En estos casos, «el niño recibe cariño, pero también malos tratos», aseguró.

Casado Flores añadió que el problema de los malos tratos, entre los que también citó el síndrome de Múnchausen, «debe de ir más allá del ámbito sanitario», ya que consideró que los casos de violencia «alteran el desarrollo emocional y psicológico» del menor y precisan que toda la sociedad se involucre.