.

GRANADA, 23 (EUROPA PRESS)

Un grupo de investigación de la Universidad de Granada dirigido por el profesor Miguel Pérez García ha abierto una nueva línea de investigación en el estudio de los efectos cognitivos y neuropsicológicos de la adicción prolongada a drogas como la cocaína y la heroína, cuyos primeros resultados han sido publicados en varias revistas internacionales entre ellas, Neuropsycnolgy Review.

Entre las conclusiones se encuentra que el consumo de hachís provoca a corto plazo una alteración en la atención y la memoria, y a largo plazo, problemas de razonamiento abstracto, aunque los adictos no suelen sufrir problemas psiquiátricos de importancia, frente a los consumidores de cocaína, que pueden derivar a cuadros sicóticos.

En cuanto a los estados emocionales, los drogadictos son la «antítesis» de una persona depresiva «que suele echarse atrás ante la aparición del más mínimo problema además de culparse de todo». A través de tareas diseñadas por la Universidad de Iowa (EE UU) el profesor Pérez García ha observado que presentan lo que denomina «una miopía hacia futuro», es decir, eligen la opción más ventajosa a corto plazo aunque ello suponga que a la larga es la más peligrosa.

Los estudios se realizan con adictos o ex adictos a todo tipo de drogas, excepto el alcohol, integrados en los programas de rehabilitación puestos en marcha en los centros de Proyecto Hombre, uno de ellos en la residencia para internos «Cortijo de Buenos Aires», dirigida por Francisco Aguilar Arcos.