.

PARIS, 27 (EUROPA PRESS)

Un hombre pudo ingerir su primera comida normal después de ocho años de alimentación líquida gracias a una técnica quirúrgica revolucionaria que ha permitido la reimplantación de una mandíbula que los cirujanos cultivaron en un músculo de la espalda del paciente.

El paciente, un alemán de 56 años, sufrió la amputación de la mandíbula inferior a raíz de un cáncer. La técnica utilizada por el equipo del doctor Patrick Warnke, de la Universidad de Kiel (norte de Alemania), explicada en el número del sábado de la revista médica «The Lancet», permite evitar las extracciones ordinarias de cirugía ósea, que siempre plantean riesgos.

A partir de una foto del rostro del paciente en tres dimensiones, se fabricó una estructura de titanio llena de fragmentos de hueso puestos en cultivo y posteriormente trasplantados en el músculo dorsal (latissimus dorsi). Siete semanas después, el conjunto pudo ser injertado en el rostro del paciente, con un fragmento de músculo, una arteria y una vena.

Un més más tarde, el paciente estaba en condiciones de masticar alimentos, en espera de una implantación posterior de prótesis dental. Según Warnke, la estructura de titanio será retirada dentro de un año y el hueso de la mandíbula será después preparado para recibir implantes dentales.

Esta es la primera vez que el propio cuerpo de un paciente es utilizado para poner en cultivo tejidos óseos, señalan los autores de esta primicia quirúrgica, que se basaron en experimentos realizados con cerdos.