.

VALENCIA, 30 (EUROPA PRESS)

La Comunidad Valenciana ha registrado desde el inicio de la «epidemia» de sida, en 1984, un total de 5.483 casos de esta enfermedad, según informaron el sábado en un comunciado fuentes de la Generalitat Valenciana. Precisaron que de este total, el 78,5 por ciento –4.306 casos– se diagnosticó en hombres y el 21,5 por ciento –1.177 casos–, en mujeres.

Asimismo, indicaron que aunque la proporción de casos por transmisión sexual no cesó de crecer desde el inicio de la «epidemia», todavía más del 50 por ciento de los casos de sida declarados en los últimos años se presentó en usuarios de drogas intravenosas. En consecuencia, apuntaron que éste fue el mecanismo más probable de transmisión en 3.422 de los casos declarados desde el inicio de la enfermedad.

Destacaron también que la proporción de casos de sida en el sexo femenino se mantuvo «relativamente estable» en torno al 20 por ciento de los casos desde 1986.

En las mujeres, señalaron las mismas fuentes, «aunque la variabilidad es grande debido al número relativamente reducido de casos», la tendencia es decreciente en los casos diagnosticados en usuarias de drogas intravenosas, mientras crecen proporcionalmente los casos atribuibles a relaciones heterosexuales.

En la Comunidad Valenciana, por provincias, del total de casos de sida declarados en mujeres el 31,2 por ciento correspondió a la provincia de Alicante; el 6,9 por ciento, a Castellón, y el 61,9 por ciento, a la provincia de Valencia.

En cuanto a la edad del diagnóstico de sida en el sexo femenino, se experimentaron «cambios llamativos» en los veinte años de historia de la «epidemia», afirmaron. De esta forma, entre 1985 y 1989, el grupo de edad más afectado fue el de 25 a 29 años, mientras que el diagnóstico en mujeres mayores de 35 años fue «muy raro».

Además, entre los años 1990 y 1994, todavía el grupo de edad predominante fue el de 25 a 29 años, pero ya la mitad de las mujeres superaban los 30 años en el momento del diagnóstico.

En los siguientes cinco años es decir, de 1995 a 1999, la mayor proporción de casos se dio en el grupo de edad de 30 a 34 años, mientras que entre los años 2000 y 2004, se diagnosticaron más casos en mujeres de 35 a 39 años que en cualquier otro grupo de edad, mientras que los casos de mujeres menores de 30 años sólo representaron el 23 por ciento del total de casos declarados.

Este aumento en la edad de diagnóstico de las afectadas, según la conselleria de Sanidad, puede deberse al envejecimiento del colectivo de drogas intravenosas y a la escasa incorporación de nuevas usuarias jóvenes, pero también a los avances en el control y tratamiento de las infectadas por el VIH, que cada vez desarrollan el sida más tardíamente, subrayaron las mismas fuentes.