.

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Las personas que sufren hipertensión y un nivel de colesterol alto tienen más del doble de posibilidades de sufrir un infarto que aquellas que tienen uno solo de estos dos factores o ninguno de ellos, según un estudio del Colegio de Medicina del estado de Penn (Estados Unidos) presentado hoy en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología celebrado en Munich (Alemania).

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en Estados Unidos, con un millón de personas fallecidas cada año. El profesor asociado de Ciencias de Evaluación de la Salud del Colegio estatal de Medicina de Penn y principal responsable de la investigación, Duanping Liao, afirma que «el todo es más que la suma de las partes cuando se combina el riesgo de infarto debido a la alta presión sanguínea y a un alto nivel de colesterol».

Según Liao, el estudio demuestra que el 21 por ciento de los americanos de mediana edad podrían tener ambos factores de riesgo, lo que implica que estos descubrimientos pueden tener implicaciones significantes de la salud pública con vistas a controlar la hipertensión y el alto colesterol con el fin de reducir la incidencia de las enfermedades cardiovasculares.

El estudio de Liao es un de los pocos que identifica a personas con estos dos factores de riesgo y que evalúa a largo plazo la relación entre su suma y la incidencia de un infarto de miocardio o ataque al corazón.

El equipo de investigación siguió durante nueve años a 14.500 personas procedentes de un estudio anterior que estaban lejos de sufrir una enfermedad coronaria cuando comenzó el estudio. El análisis mostró que, de 10.000 casos por año, sólo 23 de los examinados que no tenían hipertensión o el colesterol alto tenían riesgo de sufrir un ataque al corazón, lo que se considera el llamado «riesgo de fondo».

Después de deducir esta variable, se vio que de esta muestra, 16 personas con hipertensión podrían tener enfermedades cardiovasculares y 12 con el colesterol alto podrían sufrir infartos.

Se esperaba que la incidencia de estas patologías en pacientes que tuvieran los dos factores de riesgo fuera la suma de estos dos porcentajes, es decir, de 28 examinados de cada 10.000, pero se descubrió que el riesgo de enfermedades cardiovasculares en aquellas personas que presentan hipertensión y colesterol alto afectaba a 51 de esas 10.000.

Liao asegura que, en términos de alto riesgo, el 31 por ciento de los casos que presentan los dos factores corre el peligro de sufrir un ataque y que, en términos relativos, la investigaciones demuestran que aquellos con hipertensión, alto colesterol o ambos elementos tienen un riesgo de 1.95, 1.70 y 3.31 veces mayor de tener infartos que las personas que no sufre ninguna de las dos alteraciones.

Liao destaca que este estudio muestra la necesidad de tratar a aquellas personas que tienen hipertensión y el colesterol alto porque el riesgo que tienen de desarrollar enfermedades de corazón es mayor que la suma de cada factor de riesgo actuando por separado.