.

El H. Virgen Macarena de Sevilla desarrolla una nueva técnica que permite corregir esta disfunción en un 75 por ciento de casos

SEVILLA, 1 (EUROPA PRESS)

Uno de cada tres pacientes aquejados de problemas digestivos, fundamentalmente pacientes de entre 20 y 50 años, sufre hernias de hiato, una patología cuya principal problema sintomático es la aparición del denominado reflujo gastroesofágico, el cual desencadena la aparición de fuertes ardores en el enfermo, según precisó a Europa Press el jefe de la Unidad de Endoscopia del Hospital Virgen de Macarena de sevilla, Francisco Pellicer.

No obstante, Pellicer explicó que para el tratamiento de esta patología, que hasta ahora se suele combatir a base de fármacos «o con cirugía muy invasiva», el hospital sevillano está trabajando desde hace tres años en el desarrollo de una nueva técnica endoscópica, en concreto la gastroplastia endoscópica, «la cual nos ha permitido tratar a 35 pacientes con un 75 por ciento de éxito».

En este sentido, el jefe de la Unidad de Endoscopia, integrada en el Servicio de de Aparato Digestivo, se refirió al curso sobre Gastroplastia Endoscópica que acogerá el Virgen Macarena entre mañana y el próximo viernes, y al que están previsto que asistan media docena de cirujanos digestivos del país, ya que, según aclaró, «esta técnica está aún desarrollándose y actualmente sólo se trabaja en nuestro centro y en la Clínica Universitaria de Navarra».

Respecto al desarrollo de esta técnica en otros países del entorno, Pellicer señaló que «en Francia e Italia también se está trabajando en esta línea, que hemos aprendido de nuestros colegas suecos», además de en el desarrollo de la radiofrecuencia y el implante de prótesis de polímeros «como métodos alternativos a los tradicionales».

En cuanto a la mecánica de la gastroplastia endoscópica, «técnica mínimamente invasiva», explicó que la misma consiste en la aplicación de puntos de sutura en el cardio, punto que une el esófago con el estómago, «con objeto de evitar el flujo retrógrado del contenido del estómago –cuyos jugos gástricos son ácidos– hacia al esófago». No obstante, puntualizó a Europa Press que este método quirúrgico «sólo se puede emplear para hernias de hiato menores de dos centímetros».

Por último, indicó que durante el primer semestre del año la Unidad de Endoscopia del Hospital Virgen Macarena realizó un total de 7.394 técnicas endoscópicas para el tratamiento de las distintas patologías digestivas.