.

LONDRES, 3 (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Marta Altuna)

Un estudio realizado por doctores daneses y publicado en la prestigiosa revista británica «The Lancet» revela que las dietas bajas en grasas son tan efectivas como la polémica dieta Atkins cuando se trata de perder peso a largo plazo.

Los investigadores señalan que las personas que siguen la dieta Atkins, baja en hidratos de carbono y alta en grasas, tienden a perder más peso en los seis primeros meses, pero indicaron que la pérdida para ambos grupos es similar después de 12 meses.

La profesora Arne Astrup y sus colegas de la unvisited RVA de Copenague se basaron en tres estudios realizados en los últimos dos años. En el primero de ellos, 132 personas que sufrían de obesidad fueron puestos a ambas dietas. Después de seis meses, los que seguían la dieta Aktins habían perdido como media 3,9 kilos más que aquellos que se sometieron a una dieta baja en grasas, pero después de 12 meses ambos grupos se igualaron.

En el segundo estudio, 53 mujeres iniciaron las dietas y aquellas que rebajaron más los hidratos de carbono perdieron en seis meses 8,5 kilos, comparado con las que recortaron las grasas, que bajaron 3,9 kilos de media. En el tercer estudio, 63 personas iniciaron un régimen y los que lo hicieron según el método de Atkins perdieron el doble del peso de los que redujeron la comida grasa. No obstante, después de 12 meses hubo poca diferencia entre los grupos.

La profesora Astrup indicó que «la monotonia y la simplicidad de la dieta Atkins puede inhibir el apetito y las ganas de ingerir comida». El estudio encontró más pruebas que sugieren que la reducción de hidratos de carbono puede reducir el riesgo de padecer enfermedades coronarias porque puede bajar el colesterol malo.

No obstante, los expertos advierten de que la reducción de frutas, verduras, pan integral y cereales puede incrementar el riesgo de ataques al corazón y cáncer. Por ello indicaron que aunque las dietas bajas en hidratos de carbono parecen ser seguras a corto plazo, las personas que quieran continuar perdiendo peso deberían pasar después a dietas que sean bajas en grasas.