.

PARIS, 3 (EUROPA PRESS)

Los menores que sufrieron el secuestro en una escuela de Beslan, en Osetia del Norte, corren el riesgo de padecer «graves trastornos psicológicos», según el doctor Gilbert Vila, pediatra especializado en psicotraumatología del menor en el hospital Necker, en París.

El especialista, autor de varios estudios realizados tras varios secuestros en Francia que afectaron a menores –en particular el de una guardería en Neuilly (afueras de París) en 1993–, se refirió hoy en declaraciones a AFP a varias secuelas previsibles en los menores secuestrados: «ansiedad, desórdenes depresivos, dificultades escolares, problemas familiares en la vida cotidiana durante algún tiempo antes de la vuelta a la vida normal».

«Hay que decir que éste es un acontecimiento de una gravedad de primer orden, que implica directamente a padres y a sus hijos», señala. «Según estudios científicos disponibles», prosigue el doctor Vila, «podemos considerar que el 90%, es decir, la práctica totalidad de menores sometidos a un acontecimiento traumático de esta índole, padecerán problemas durante semanas; el 50% desórdenes agudos durante seis meses, y el 15% los padecerán durante varios años, incluso hasta la edad adulta».

«Es lo que hemos observado en los menores que han sobrevivido a temblores de tierra en Armenia por ejemplo», recuerda el doctor Vila, o con pequeños refugiados camboyanos víctimas de agresiones durante el régimen de Pol Pot. «Algunos niños que tenían entre 8 y 12 años entonces todavía tienen desórdenes a los 30 años» y se puede decir que para más de la mitad de ellos, estos desórdenes «tienen una repercusión en la vida de todos los días».

«En lo que respecta a los bebés estamos mal documentados», explica el especialista, ya que «carecemos de la perspectiva para saber en qué puede convertirse un bebé sometido a un grave traumatismo». No obstante, afirmó, «hemos visto casos de niños que tenían 4 años y que presentaban las mismas secuelas postraumáticas que los veteranos de Vietnam».