.

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Los jóvenes con déficit de hierro duplican el riesgo de fracaso en los exámenes, además de ser más proclives a padecer problemas de depresión, ansiedad e integración social en la edad adulta pudiendo sufrir palidez, debilidad, disminución del apetito o dolor de cabeza, según un estudio de la Universidad de Rochester (Nueva York) publicado en la revista «Pediatrics».

Asimismo, otro estudio realizado por el Centro de Salud de Estella-Lizarra de Navarra, indica que la ingesta de hierro en los jóvenes españoles es menor que la recomendada (15 miligramos de hierro al día en varones y 18 en mujeres) en un 10 por ciento de los casos y un 3 por ciento sufren de anemia ferropénica.

Un 10 por ciento de los niños y adolescentes, unos 460.000 niños y jóvenes españoles de entre 6 y 16 años, tienen déficit de hierro. Las adolescentes son las más proclives a sufrir déficit de hierro, ya que tienen mayores pérdidas de este mineral por la menstruación y también porque muchas de ellas se someten a dietas deficitarias y no equilibradas para no engordar.

Los especialistas advierten de que todo el hierro del organismo proviene de la alimentación, por ello es necesario tomar de forma habitual alimentos ricos en hierro para poder mantener unos buenos depósitos de este mineral. Si no se consume suficiente hierro, las reservas van disminuyendo poco a poco hasta provocar una anemia ferropénica, que es la manifestación clínica más frecuente de la carencia de hierro.

En los alimentos, el hierro se puede encontrar de dos formas diferentes. Por un lado está el hierro «hemo», presente en los de origen animal, y el «no hemo» que se encuentra en los de origen vegetal. Entre el hierro de origen animal destacan por su alta aportación alimentos como las almejas y los mejillones (44 por ciento por cada 100 gramos) o el hígado de cerdo (10,2). Por otro lado, el hierro «no hemo» se encuentra en una proporción alta en las lentejas (8,2 por ciento por cada 100 gramos) y algunos frutos secos como las almendras, las avellanas o las nueces, según los expertos.