.

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

La mayoría de los médicos de familia (casi un 70 por ciento) detecta deficiencias en los recursos materiales de los que dispone su centro de salud (desfibriladores, espirómetros, entre otros) y opina que es necesario más personal, sobre todo médicos, según una encuesta sobre más de 1.000 profesionales de toda España publicada hoy por la Sociedad Española de Medicina Rural y Generalista (Semergen).

El coordinador principal de esta encuesta, José Antonio Martínez Pérez, destaca que el trabajo «muestra la gran presión asistencial que soportan los médicos de familia, la falta de autonomía en la toma de decisiones, el escaso acceso a determinadas pruebas, la pobre coordinación con el nivel especializado y el limitado apoyo que reciben de la Administración para formarse».

Una de las principales conclusiones del estudio es que existe un elevado número de médicos de Atención Primaria con excesivos pacientes. Casi el 70 por ciento de los entrevistados tiene una demanda asistencial diaria media de entre 30 y 60 pacientes y «de hecho, más de un 16 por ciento tiene un cupo de 2.000 pacientes». Por ello, creen que les falta tiempo para llevar a cabo una asistencia correcta.

El estudio también pone de manifiesto que estos profesionales «desarrollan un importante esfuerzo en formación» y la necesidad de mejorar el acceso a determinadas pruebas diagnósticas, como endoscopia, gasometría, TAC o analítica.

Por último, los médicos se quejan de la falta de autonomía y de participación en las decisiones relacionadas con su trabajo y la práctica totalidad opina que deberán tener más autonomía en la toma de decisiones. Igualmente detectan una «pobre coordinación» con el nivel especializado, no siendo así con la Enfermería.