.

MARBELLA (MALAGA), 14 (EUROPA PRESS)

Cuatro de cada diez andaluces es consumidor habitual de tabaco y, de éstos, el 33 por ciento consume cigarrillos a diario, según declaró hoy a Europa Press el director general de la Fundación Marbella Solidaria, José Manuel Ramírez, quien subrayó, no obstante, «que las campañas de prevención y las unidades contra el tabaquismo han permitido que un 11 por ciento de andaluces sea ya ex fumadores».

Según el máximo responsable de Fundación Marbella Solidaria, entidad que también trata a pacientes con problemas de adicción a otras drogas como la heroína o la cocaína, los esfuerzos para conseguir reducir el hábito al tabaco «también ha tenido su eco en la percepción que se tiene del mismo al ser considerado también como una droga adictiva».

En este sentido, se remitió al último informe elaborado por el Comisionado para el Estudio de las Drogodependencias «que revela que uno de cada tres andaluces ya entiende el consumo de tabaco como una droga», una percepción, precisó, «que en la década de los 90 sólo poseía el 5 por ciento de la población andaluza».

Por otra parte, Ramírez se refirió al convenio que el pasado viernes firmaron la Asociación Española contra el Cáncer y la Fundación Marbella Solidaria, gracias al cual se crearán dos Unidades de Tabaquismo –una ubicada en la citada fundación y otra en la sede de la Asociación Española contra el Cáncer en Málaga–, «y que permitirán tratar a unos 150 pacientes al año, ya que se realizarán programas trimestrales que acogerán a unas 30 personas por programa».

Así, este convenio, de un año de duración aunque renovable, desarrollará un programa multicomponente basado en el tratamiento farmacológico, técnicas de terapia grupal y sistemas de autoregistro, dirigido por un médico psiquiatra y un psicólogo y con carácter gratuito.

Según destacó a Europa Press el director de la citada Fundación, «el 50 por ciento de los andaluces que intentan dejar el tabaco lo consiguen con ayuda de profesionales y de programas multicomponentes», mientras que «sólo entre un tres y un cinco por ciento que quieren dejar de fumar sin ningún tipo de ayuda profesional lo consiguen».