.

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

La ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, anunció hoy, en el transcurso de un desayuno de trabajo organizado por el Club Internacional de la Prensa, que su departamento prepara una campaña dirigida a promover buenos hábitos alimenticios entre la población inmigrante, especialmente entre los más jóvenes.

Sanidad advierte de que en muchos casos los inmigrantes no tienen acceso a los mismos alimentos de su país de origen, por lo que pueden tender a adquirir productos no recomendables desde el punto de vista de la nutrición. «Queremos que las madres inmigrantes puedan dar la mejor alimentación a sus hijos», destacó Salgado.

En este sentido, el ministerio dará una serie de recomendaciones para que las madres puedan dar una correcta y equilibrada alimentación a sus hijos desaconsejando, por ejemplo, el consumo de bollería u otros productos industriales con alto contenido en grasas y colesterol. «Será un programa específico dirigido a inmigrantes en el que los medios de comunicación tendrán una gran relevancia», destacó la ministra.

Esta iniciativa viene motivada por los altos índices de obesidad infantil detectados por las autoridades sanitarias. Según sus datos, en la actualidad un 16 por ciento de los niños son obesos, mientras que hace quince años esta proporción no llegaba al 5 por ciento.

Estos datos sitúan a Esdpaña como el segundo país de la Unión Europea con mayor índice de obesidad, por detrás de Reino Unido. «Estos resultados son bastante preocupantes y tenemos que mejorar la dieta de los niños», valoró la ministra.

COLAPSO DE LA SANIDAD

Por otra parte, enlazando con la cuestión de los inmigrantes, la ministra rechazó que el incremento del volumen de extranjeros y el proyecto de regularización que prepara el Gobierno pueda suponer un «colapso de la sanidad» tal y como se apunta desde algunas comunidades autónomas.

En este sentido, Salgado recuerda que la sanidad ya ofrece cobertura a los inmigrantes sin papeles, en concreto, toda la atención de urgencias, a los menores de 18 años, así como los cuidados de parto y posparto a las mujeres. «A partir de ahora (los inmigrantes regularizados) podrán además contribuir con sus impuestos a financiar la sanidad», destacó.