.

SEVILLA, 17 (EUROPA PRESS)

La Asociación Andaluza de Matronas reclamó hoy a las adolescentes embarazadas que lleven a cabo una «adecuada educación nutricional», hábito que requiere de un asesoramiento «continuo e individualizado, con objeto de «desarrollar adecuadamente su embarazo».

Según destacó en una nota la citada asociación, dicha valoración debe incluir del mismo modo un análisis de crecimiento, talla y peso, así como un estudio de la edad ginecológica y un cuestionario sobre sus hábitos dietéticos.

En opinión de las matronas andaluzas, una mujer joven que tiene a un hijo poco después de su primera menstruación «corre un mayor riesgo fisiológico», al tiempo que los pesos de sus neonatos «se mantienen bajos», ya que, «por lo general, la media del peso del bebé al nacer va aumentando junto a la edad de la madre.

Además, explicaron que «la gran mayoría de estos embarazos son no deseados y, ante el temor a sus padres, suelen ocultarlos hasta que la gestación se hace prácticamente visible, por lo que cuando acuden a los controles los órganos fetales están ya formados y las carencias nutricionales transmitidas a los mismos».

La media total de los requerimientos energéticos estimada para las adolescentes oscila entre las 2.200 y 2.400 kilocalorías diarias, si bien «hay que tener en cuenta el gasto energético de cada embarazada y, en este sentido, estimar la ingestión adecuada de alimentos en base a factores como el tamaño corporal, el ritmo de crecimiento, edad y grado de actividad física».