.

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Los fármacos de la familia de las estatinas, indicadas para regular los niveles de colesterol en la sangre, han demostrado sus beneficios en la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares en pacientes con diabetes-tipo 2, según un estudio publicado en la última edición de la revista Lancet.

La compañía Pfizer, responsable del fármaco atorvastatina estudiado por los expertos, destaca que este es el primer trabajo diseñado de manera específica para estudiar una estatina en pacientes diabéticos.

En concreto, Helen Colhoun (University College Dublin, Irlanda, licenciada en University College London) y su grupo de investigadores, aseguran la efectividad del tratamiento con atorvastatina como principal medida de prevención de enfermedades cardiovasculares importantes en pacientes con diabetes tipo 2 que no tienen alto el nivel de LDL (colesterol malo).

En el estudio participaron alrededor de 2.800 pacientes (de edades entre 40 y 75 años) en 132 centros del Reino Unido e Irlanda a los que se asignó aleatoriamente placebo (1.410 pacientes) o atorvastatina (1.428). Ninguno de ellos tenía antecedentes de enfermedades cardiovasculares y no tenían alto el nivel de colesterol LDL (alrededor de 4 milimoles por litro o menos, que es equivalente a 160 mg/dl).

Una vez iniciado el estudio, el seguimiento medio fue de cuatro años, y se detuvo con dos años de anterioridad a la fecha de finalización prevista debido a los grandes beneficios que mostraban los pacientes tratados con atorvastatina. El estudio mostró una reducción del 37 por ciento de eventos cardiovasculares graves (infartos, revascularización coronaria, ictus) en los pacientes tratados con atorvastatina, una reducción del 48 por ciento del riesgo de sufrir un ictus (embolia) y la tasa de mortalidad disminuyó un 27 pro ciento en comparación con placebo.

«10 mg diarios de atorvastatina es un tratamiento seguro y eficaz para reducir el riesgo de episodios iniciales de enfermedades cardiovasculares – incluso derrames cerebrales – en pacientes con diabetes tipo 2 sin un nivel alto de colesterol LDL», concluye la responsable del estudio.