.

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Los parches de nicotina de 24 horas son más eficaces para dejar de fumar que los de 16 horas y son especialmente eficaces cuando se trata de combatir la ansiedad en las primeras horas del día, según un estudio llevado a cabo en la Universidad de Pittsburg (EEUU), uno de los grandes centros especializados en terapias contra el tabaquismo.

La investigación comparó la evolución de dos grupos de pacientes con un alto grado de adicción al tabaco, que fueron tratados con parches de 16 horas y de 24 horas, respectivamente. Los resultados confirman que los parches de 24 horas reducen en mayor medida la ansiedad y el síndrome de abstinencia de la persona que está en tratamiento para dejar de fumar.

Un estudio realizado en 1995 demostró que, en una escala del 1 al 10, un aumento de 1 punto en la ansiedad matinal del ex fumador se asocia con un incremento del 14 por ciento del riesgo de recaída durante ese día. A diferencia de los parches de 16 horas, los de 24 logran que el control de la ansiedad «sea constante durante todo el día, incluso durante las horas más críticas de la mañana, ya que se mantienen niveles de nicotina en sangre más estables, sin que se produzcan descensos bruscos», según el estudio.

La diferencia entre los parches de 16 horas y los de 24 horas consiste en que los primeros sólo se llevan durante las horas de vigilia y los de 24 horas se usan de forma continuada día y noche.

SE SUFRE MENOS

El doctor José Carreras, jefe de la Unidad de Tabaquismo del Hospital Carlos III de Madrid, señaló que la ventaja de los parches de 24 horas es que, al paliar en gran medida los síntomas que se producen en las primeras horas después de levantarse, la abstinencia va a resultar más llevadera para la persona que lo esté siguiendo. «En otras palabras, una persona que esté dejando de fumar, va a sufrir menos con parches de 24 horas que con los de 16 horas», señaló.

Además de menor «craving» -deseo intenso de fumar-, los participantes en el estudio que fueron tratados con parches de 24 horas experimentaron menos irritabilidad y agitación. La investigación ha permitido comprobar también que los parches 24 horas no sólo disminuyen la ansiedad de la mañana en mayor medida que los de 16 horas, sino que el control de los síntomas es mayor durante todo el día, gracias al suministro continuado y regular de nicotina durante todo el día.

Según el doctor José Carreras, la nicotina pura suministrada por vía cutánea no tiene una repercusión negativa en la salud de la persona que lleva el parche. Por ello, aunque la concentración de nicotina en sangre es ligeramente superior en el caso de los parches de 24 horas, su uso es igual de seguro que el de los parches de 16 horas, aseguró.

Uno de las conclusiones de este trabajo ha sido que los parches de 24 horas han logrado reducir en un 50 por ciento la frecuencia de las tentaciones de volver a fumar. «Este dato podría ser clínicamente muy significativo y deberá confirmarse en estudios a más largo plazo ya que el mayor número de tentaciones se suele asociar a un mayor fracaso de las terapias para dejar de fumar», añadió el especialista.

Aunque el estudio de los pacientes se inició una semana antes de empezar el tratamiento, se centró principalmente en seguir la evolución de los participantes durante las dos semanas posteriores al abandono del hábito. Durante ese periodo, los pacientes llevaron consigo una agenda electrónica adaptada para poder medir sus síntomas varias veces al día.

La terapia sustitutiva con nicotina (TSN) funciona suministrando al organismo por vía transdérmica la dosis de nicotina necesaria para que disminuyan los síntomas del síndrome de abstinencia, sin llegar a crear dependencia.