.

VALENCIA, 20 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Sociedad Levantina de Geriatría de Valencia, Juan Antonio Abellana, aseguró hoy que es necesario se precisa «aumentar la capacidad docente en las profesiones que atienden al anciano enfermo de alzheimer en nuestra Comunidad, ya que la demanda va a ir en aumento en los próximos 50 años».

Abellana, que participó hoy en el acto de inicio de obras del nuevo Centro de Día de la Asociación de Familiares de Alzheimer de Valencia junto con la presidenta de esta organización, Juana García Tomás, y la concejala de Bienestar Social e Integración, Marta Torrado, destacó que es «necesario que desde los organismos implicados, universidad, colegios profesionales, sociedades científicas y administración pública se generen los medios necesarios para una formación profesional adecuada y poder afrontar el reto de nuestro envejecimiento poblacional».

Asimismo, afirmó que los centros de día para personas con demencia, que acogen a los pacientes de alzheimer y a sus familiares, presentan una «clara eficacia, ya que retrasan el declive cognitivo de los pacientes; mejora la calidad de vida; disminuye la mortalidad cuando se trata de demencia de origen vascular; favorece las actividades de la vida diaria y, por tanto, la funcionalidad; mejora el sueño nocturno, la agitación y los trastornos del comportamiento y la satisfacción y calidad de vida de los familiares, y produce beneficios modestos en retrasar la institucionalización».

Por su parte, Marta Torrado señaló que con este nuevo Centro de Día de la Asociación de Familiares de Alzheimer de Valencia, cedido por el ayuntamiento y donde se atenderán a más de 40 personas, «ya son tres los centros concertados que acogerán a más enfermos de alzheimer y a sus familiares» y subrayó que estos locales «han acabado con la lista de espera» de estos enfermos.

Por otro lado, Abellana destacó que se prevé que para el 2020 la demencia será la segunda causa de muerte en los países occidentales, frente a la séptima posición que ocupa actualmente. Además, Abellana indicó que en 1990, la demencia «no estaba ni entre las 15 primeras causas de muerte en Occidente».

Abellana explicó que durante los últimos 50 años del siglo XX, «la sociedad del bienestar, el mejor control de los factores de riesgo vascular y la aparición de nuevas técnicas para tratar la enfermedad vascular y el cáncer hacen que la mortalidad por las mismas disminuya y, en consecuencia de esto, la población cada vez vive más años y empiezan a aumentar las enfermedades neurodegenerativas, entre ellas la más frecuente la enfermedad de alzheimer».

Así, Abellana destacó que en la provincia de Valencia existen alrededor de 8.000 pacientes afectos de demencia y 25.000 personas con deterioro cognitivo sin criterios de demencia actualmente, pero que «hay que seguir evolutivamente pues una tercera parte aproximadamente puede desarrollarla».

En este sentido, comentó que los 8.000 enfermos de demencia son «dependientes» y «precisan de cuidados, que en el 85 por ciento de los casos los proporciona la familia, un 11 por ciento están institucionalizados y sólo un 3 ó 4 por ciento vive solo».

Asimismo, subrayó que el coste de atención a un paciente demente, sumando el coste directo e indirecto, es de alrededor de 20.000 a 32.000 euros anuales, «lo que supone que los 8.000 enfermos de Valencia gastan la friolera cifra de al menos 160 millones de euros, de los cuales dos tercias partes recaen sobre el paciente y su familia».

De esta manera, Abellana matizó que el problema de alzheimer es «muy importante cuantitativamente, tanto por el número de afectados como por el coste que supone su atención» y, además, señaló que «dado el progresivo envejecimiento de la población este problema aumentará».

DIA MUNDIAL

Por otra parte, la presidenta de la Asociación de Familiares de Alzheimer, Juana Gracía Tomás, realizó un llamamiento a los valencianos para que colaboren y se informen en las mesas informativas y petitorias que se instalarán mañana en diferentes puntos de la ciudad con motivo de la celebración del Día Mundial del Alzheimer.

Las conclusiones del estudio realizado con motivo del Día Mundial del Alzheimer 2004, elaborado por la Confederación Española de Familiares de Enfermos de Alzheimer y otras Demencias (CEAFA) destacan que las asociaciones de familiares de Alzheimer están «alarmadas» por el creciente número de pacientes afectados con edad inferior a los 65 años.

Así, señalan que esta situación es consecuencia de la implantación de diagnósticos precoces con el fin de garantizar una calidad de vida digna para el enfermo y su familia y para ralentizar lo más posible el avance de la enfermedad.

El problema, según este estudio, es que los enfermos menores de 65 años se sitúan dentro del colectivo de minusvalías y los mayores de 65 años, en el colectivo de personas mayores, «lo que produce la inexistencia de los recursos y ayudas a una de las dos partes y la duplicidad de recursos».

Así, en las conclusiones se critica que los pacientes jóvenes están en una situación «precaria» en lo que se refiere a ayudas destinadas a enfermos de alzheimer y otras demencias, porque «éstas están incluidas en el área de la tercera edad».