.

Salud estudia realizar seguimientos periódicos a estos pacientes mediante el servicio telefónico de la Junta «Salud Responde»

SEVILLA, 20 (EUROPA PRESS)

Unos 450.000 españoles padecen Alzheimer, de ellos 60.000 son andaluces, una patología que constituye la primera causa de demencia en países desarrollados, según destacó hoy la consejera de Salud de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, tras la reunión que mantuvo con la Confederación de Asociaciones de Familiares enfermos de Alzheimer.

Además, un 40 por ciento de los pacientes ingresados en residencias sociales padecen la enfermedad que afecta, sobre todo, a personas mayores de 60 años, cuya incidencia aumenta con la edad y es dos veces más frecuente en mujeres con un elevado coste sanitario, social y familiar.

En el caso de Andalucía, de estos 60.000 pacientes el 90 por ciento residen con sus familiares y son cuidados por éstos, «en coordinación con los enfermeras de enlace de la Junta y los equipos de Atención Primaria que realizan el diagnóstico, seguimiento y evolución de esta enfermedad», señaló la titular andaluza de Salud.

En declaraciones a los periodistas, Montero manifestó al término de dicha reunión, celebrada en el marco del Plan contra el Alzheimer 2002-05, que una de las «necesidades de mejora» para seguir impulsando dicho plan radica en una «mayor implicación» del conjunto de los profesionales, con objeto, sostuvo, «de que el paciente no sea atendido de forma distinta dependiendo del centro de salud al que acuda».

«Se trata de universalizar estos programas en los profesionales que lo están ejerciéndo, tanto en lo que se refiere a preescripción de fármacosm, como en lo que respecta a la evolución de la enfermedad», explicó.

Asimismo, informó de que otra de las posibilidades que se están barajando para la mejora de esta Plan, que el año próximo volverá a revalidarse con dichas asociaciones, «es la de realizar, a través del servicio telefónico «Salud Responde», un seguimiento pormenorizado de estos pacientes», de tal forma, añadió, «que podamos universalizar para estos pacientes las llamadas sistemáticas que también hemos realizado este verano con pacientes crónicos durante la ola de calor y que tan buen resultado han dado».

La consejera del ramo se refirió así a algunas de las «nuevas mejoras» que el Plan andaluz contra el Alzheimer pretende incluir, tras la reunión mantenida la comisión de seguimiento. «Hemos realizado una evaluación de aquellos puntos que, dentro del Plan, están funcionando de forma adecuada, así como algunos matices que habría que incluir en el nuevo Plan que se firme con motivo de la finalización de este acuerdo el próximo año –fecha del vencimiento del actual Plan–.

Del mismo modo, reiteró que este programa se fundamenta en atender a estos pacientes «independientemente de donde se encuentre este», así como buscar «las mejores condiciones para la atención y que el conjunto de los profesionales sanitarios concozcan perfectamente esta enfermedad y tengan a su disposición los intrumentos necesarios para realizar un diagnóstico certero y temprano, así como un seguimiento de la enfermedad».

«El programa también está llegando a los familiares del paciente, ya que casi hemos triplicado el número de asociaciones existentes sobre esta enfermedad en nuestra comunidad», indicó Montero, quien señaló que «ello nos ha permitido tanto conocer de primera mano las necesidades y expectativas de este colectivo de pacientes, como permitirnos avanzar y mejorar en este Plan».

PROGRAMAS DE ESTIMULACION COGNITIVA

En este sentido, precisó que «uno de los instrumentos más importantes que se han visto que estimulan tanto el desarrollo del paciente, como el retraso en la aparición de los síntomas de esta patología son los programas de estimulación cognitiva, dónde ya existen más de 125 pantallas dáctiles que se ubican en todas las asociaciones».

En España se estima que están afectadas aproximadamente unas 450.000 personas, de las que unas 60.000 se localizan en Andalucía. De estas 60.000 personas, el 90 por ciento residen con sus familias y un 40 por ciento, alrededor de 24.000 pacientes, son dependientes totales.