.

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Investigadores de Duke University Medical Center han descubierto que las personas propensas a la ira, la hostilidad y a los síntomas depresivos entre leves y moderados producen niveles más elevados de una substancia que promueve las enfermedades cardiovasculares y el infarto cerebral. La sustancia proteína C-reactiva (CRP) posee un rol tanto en la promoción como en la predicción de las afecciones cardiovasculares y el infarto cerebral en personas inicialmente sanas.

Se trata de una proteína producida por el hígado en respuesta a la inflamación, y la inflamación ha demostrado recientemente subyacer en la placa que se forma dentro de las arterias a medida que éstas se obstruyen. El presente estudio, publicado en la última edición de la revista Psychosomatic Medicine, es el primero que relaciona esta combinación de atributos psicológicos negativos con niveles más elevados de CRP en personas sin factores de riesgo tradicionales de las afecciones cardiacas, según los investigadores.

El presente trabajo demuestra que la ira, el comportamiento hostil y los síntomas depresivos podrían explicar por qué una serie de personas que no reúnen otros factores de riesgo (como la obesidad, fumar o consumir alcohol en exceso) registran altos niveles de CRP, por lo que se encuentran en una situación de mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Los hallazgos también podrían explicar por qué las personas con síntomas entre leves y moderados de depresión se encuentran en mayor riesgo de sufrir eventos cardiacos y muerte temprana, una relación que se ha establecido claramente, pero sin un mecanismo subyacente que la explique.

En estudios anteriores, los autores del presente trabajo mostraban que las personas propensas al enfado, hostilidad y depresión reaccionaban al estrés con una producción aumentada de la hormona del estrés norepinefrina. Las evidencias científicas indican que un aumento en esta hormona del estrés activa el factor inflamatorio del sistema inmune y activa la expresión de genes que causan inflamaciones crónicas y de bajo grado. Este tipo de inflamaciones se caracteriza por registrar elevados niveles de CRP. Los niveles de ánimo hostil o de síntomas depresivos que llegan a aumentar CRP no suelen constituir cuadros psiquiátricos, según los investigadores.