.

El mes de septiembre es el «momento clave» para comenzar los tratamientos contra la alergia

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El alergólogo del Hospital Clínico de Madrid José María Bartolomé Álvarez, afirmó hoy que en otoño aumentan las picaduras de himenópteros, fundamentalmente de avispas y resaltó que en las personas sensibles a estos insectos «la reacción puede ser tremendamente grave».

En declaraciones a Europa Press Televisión, explicó que en otoño al recolectar moras o uvas «nos podemos encontrar con alguna avispa que nos pique». Así, recomendó que las personas que sufran una picadura de avispa y tengan cualquier síntoma, acudan a su alergólogo «para que le diagnostique la enfermedad y ponga remedio a esas picaduras que pueden ser mortales».

Asimismo, subrayó que «todos los años hay alguna persona que muere por una parada cardiorrespiratoria provocada por una picadura de avispa» y destacó que la causa de esa muerte es el veneno que poseen estos insectos en una bolsa y que transmiten a través del aguijón.

En este sentido, Bartolomé resaltó que las personas alérgicas a los himenópteros «deben llevar consigo los medicamentos adecuados, ya que las picaduras suelen producirse en el campo, lejos de cualquier centro de salud al que podamos acudir para que nos solucione el problema».

Bartolomé indicó que en caso de que se produzca una picadura en una persona alérgica y no se lleve la medicación adecuada, «se puede intentar sacar el aguijón o se puede hacer un torniquete por encima de la picadura, para que el veneno no pase al sistema central».

Por otro lado, el alergólogo del Hospital Clínico recordó que el mes de septiembre es el «momento clave» para comenzar los tratamientos contra la alergia al polen. «Cuanto antes empecemos mucho mejor», aseveró.

Además, explicó que existen dos tipos de tratamientos contra la alergia, los que se pueden empezar en cualquier mes y se mantienen a lo largo de tres o cinco años y los pre-estacionales, que se inician durante el otoño.

Finalmente, señaló que el otoño es la época en la aparecen también hongos alergénicos. Por ello, afirmó que «debemos evitar los ambientes húmedos en los que surgen hongos de color negro o verde, ya que pueden desencadenar reacciones alérgicas».