.

Reclama mayores inversiones estatales para impulsar programas de investigación de la enfermedad

PALMA DE MALLORCA, 24 (EUROPA PRESS)

El asesor médico de la Asociación de Psicopedagogía del Autismo y Trastornos Afines, Ángel Díez Cuervo, aseguró hoy que dentro de diez años las investigaciones sobre el autismo habrán avanzado lo suficiente como para conocer de forma completa las causas que provocan esta enfermedad y los problemas que conlleva, al tiempo que se llevarán a cabo los tratamientos adecuados para prevenirla. Este experto impartió ayer noche una conferencia sobre el estado actual de las investigaciones de esta enfermedad en el Centro Cultural Sa Nostra de Palma.

Díez Cuervo, que realizó su conferencia bajo el nombre «Estado actual y perspectivas futuras de la Investigación Neurobiológica de Trastorno Autista», explicó a Europa Press que en los últimos treinta años el número de casos de autismo a nivel mundial se ha incrementado en un 700 por ciento y que en la actualidad tres niños de cada mil padecen este trastorno, lo que facilita el desarrollo de la investigación genética y el perfeccionamiento de medios, como las resonancias magnéticas.

El doctor especialista en Psiquiatría y Neurología apuntó que todavía existe una «gran falta de medios y de inversiones estatales» que permitan impulsar un mayor número de programas de investigación. Así, declaró que en España las inversiones «son muy justas», por lo que reclamó una mayor implicación de las Administraciones públicas en este sentido ya que, dijo, las asociaciones de padres de niños autistas «son las que más esfuerzos dedican» a aclarar las causas de esta enfermedad, especialmente el centro Gaspar Hauser de Baleares, que, a su juicio, «es uno de los mejores centros de España y está llevando a cabo una gran labor en este terreno».

«A pesar de esta limitación de las ayudas estatales, el futuro de las investigaciones es muy esperanzador», subrayó Díez Cuervo, quien resaltó la necesidad de establecer redes de investigación entre países de todo el mundo para abordar conjuntamente las causas del autismo. «No podemos criticar a España porque en la misma situación se encuentran Italia y Portugal» que, señaló, reciben ayudas económicas y medios por parte de Estados Unidos para avanzar en las investigaciones.

Díez Cuervo aclaró que el autismo es un trastorno cerebral causado tanto por factores genéticos como ambientales debido a la alteración de las células cerebrales del bebé durante el segundo trimestre del embarazo. Esta enfermedad empieza a percibirse cuando el niño tiene año y medio o dos, y conlleva problemas de comunicación y lenguaje debido a la dificultad de expresarse; problemas de socialización, ya que el niño se muestra aislado, y problemas de simbolización e imagen, con una percepción de la realidad diferente a la de los demás niños de su edad.

En este sentido, recordó que hace años se pensaba que esta enfermedad se debía a un carácter desafectivo de los padres, que debido a esta supuesta personalidad eran considerados «padres frigorífico», aunque apostilló que en la actualidad «se sabe que los padres no tenían ninguna culpa de que sus hijos hubiesen nacido con la enfermedad». «En los últimos años todo ha cambiado, aunque esperemos que sea en esta década cuando nuestras investigaciones se consoliden», concluyó.

Díez Cuervo es también asesor médico de la Fundación Jares, asesor científico de la Asociación de Padres de Niños Autistas y de la Federación Nacional FESPAU, así como miembro del Comité Profesional de Autism Research Review International (ARRI) de San Diego y de la Confederación de autismo de España. Asimismo, es autor de diferentes publicaciones como «Epilepsia y conducta» y «Epilepsia y psiquiatría».