.

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Sanidad y Consumo recomienda mejorar la cobertura de vacunación en las personas de 65 o más años, así como en otros grupos de riesgo, ante el inicio de la nueva campaña 2004-2005 por parte de las distintas comunidades autónomas, informó hoy el departamento de Elena Salgado.

Durante la temporada pasada (2003-2004) se vacunó a más de 4,8 millones de personas de 65 o más años, lo que representó un 68 por ciento del total de esta población. Sanidad recuerda que la vacuna genera defensas en el organismo evitando la aparición de la enfermedad o mitigando sus manifestaciones clínicas.

Por otra parte, advierte de que al ser un proceso vírico, no resulta eficaz el tratamiento con antibióticos, fármacos que sólo deben tomarse bajo prescripción médica, para evitar la aparición de resistencias bacterianas.

El tratamiento de la gripe se basa en tomar ciertas medidas para aliviar los síntomas: acentuar el reposo, beber agua y zumos en abundancia, tomar antitérmicos (siempre que no tengan contraindicaciones) y extremar las medidas higiénicas habituales al estornudar y toser para evitar la transmisibilidad.

GRUPOS DE RIESGO

Siguiendo las indicaciones de la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (de la que forman parte representantes de todas las comunidades autónomas), Sanidad recuerda que, además de los mayores de 65 años, deben vacunarse otros grupos de riesgo como aquellas personas ingresadas en residencias y niños y adultos con enfermedades crónicas o pulmonares, incluyendo niños con asma.

Entre los grupos de riesgo también se encuentran los niños y adultos que hayan precisado seguimiento médico u hospitalización por enfermedades metabólicas crónicas, incluyendo insuficiencia renal, así como aquellos en tratamiento prolongado con aspirina, por la posibilidad de desarrollar síndrome de Reye tras la gripe.

Asimismo, deben recibir la vacunación aquellas personas que convivan con personas de alto riesgo (personal sanitario), con el fin de evitar contagiarles la gripe, estudiantes y otras personas en centros institucionales y personas infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana.

VACUNA PARA ESTA TEMPORADA

La vacuna para esta temporada, siguiendo las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) contiene las siguientes cepas: análoga a A/New Caledonia/20/99(H1N1); análoga a A/Fujian/411/2002(H3N2); y análoga a B/Shanghai/361/2002.

Para que la vacuna tenga mayor eficacia es preciso tener en cuenta las siguientes recomendaciones: utilizar siempre la vacuna correspondiente a la temporada en curso, ya que la composición de la vacuna es distinta cada año; repetir la vacunación todos los años y vacunarse en el cuarto trimestre de cada año, preferentemente desde finales de septiembre o principios de octubre hasta finales de noviembre. La vacuna de la gripe sólo previene esta enfermedad y no actúa frente a otros procesos respiratorios.

ENFERMEDAD DE CURSO AGUSO

La gripe es una enfermedad de curso agudo. El periodo de incubación es de 48 horas con una variación entre uno y siete días. Se transmite por las secreciones respiratorias a través de la tos y el estornudo.

Los principales síntomas son: fiebre alta de hasta 39º C, escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares, postración, estornudos, tos intensa y persistente, rinorrea, lagrimeo y faringitis leve. Es una enfermedad autolimitada con una evolución de 5 a 7 días aunque algunos de los síntomas suelen durar entre dos y tres semanas. Durante la temporada de gripe, cuya máxima incidencia ocurre en los meses de otoño e invierno, los síntomas de otras patologías respiratorias pueden ser confundidos con la gripe, como el resfriado común.