.

CADIZ, 30 (EUROPA PRESS)

Un equipo de Enfermería del área Sanitaria del Campo de Gibraltar ha elaborado una guía para el cuidado de las heridas crónicas en Atención Primaria, que se distribuirá entre los profesionales de los centros de salud y en los dos hospitales de la comarca.

Según informó hoy la Delegación Provincial de Salud, el objetivo de este manuel es mejorar la calidad de la atención que reciben las personas que sufren estas lesiones, prevenirlas entre enfermos de riesgo y potenciar un adecuado autocuidado.

De esta forma, dicha guía, que se presentará el próximo jueves, pretende convertirse en una herramienta de trabajo imprescindible para los profesionales de enfermería de la comarca. La elaboración del manual ha estado precedida de un taller en el que se ha revisado toda la bibliografía internacional y las últimas evidencias científicas, con el fin de contar con un protocolo completo y riguroso.

Así, se confía en que esta guía facilite y unifique el trabajo de los profesionales de Enfermería que encontrarán en este manual información referente a estas heridas, su tratamiento, guía de productos e, inclusive, folletos para entregar al paciente con el fin de potenciar la prevención y el cuidado de las lesiones en el contexto de la familia.

Estas heridas de difícil cicatrización constituyen un importante problema de salud, debido a su incidencia y a que empeoran la calidad de vida de las personas que la sufren, generalmente pacientes con otras patologías crónicas o inmovilizados.

RIESGO DE AMPUTACIONES

Las úlceras por presión, vasculares y neurotróficas son las heridas crónicas más frecuentes, caracterizadas por su nula o escasa tendencia a la cicatrización y que, en situaciones extremas, conlleva el riesgo de amputación de las extremidades donde se producen. Este es el caso de las úlceras neurotróficas, que desarrollan en torno al 50 pro ciento de los diabéticos y que en un 20 por ciento de los casos origina la amputación del pie.

Según un estudio realizado recientemente en España, las úlceras por presión afectan a más de un 12 por ciento de la población atendida en centros hospitalarios y sociosanitarios. El 45,8 por ciento de los pacientes que sufren estas lesiones tienen entre 76 y 80 años.