.

GRANADA, 30 (EUROPA PRESS)

La doctora Sarah Walker de la Universidad de Missouri (Columbia, EE.UU), señaló la coincidencia de la mayoría de los profesionales médicos de que el tratamiento de sustitución hormonal en las mujeres menopáusicas puede provocar, a largo plazo, enfermedades cardiovasculares y estar asociado a la aparición de cáncer de mama.

En rueda de prensa, celebrada dentro del marco del XXVII Congreso Internacional de Medicina Interna, Walker destacó que se estima que el dar a una mujer posmenopáusica tratamiento hormonal «potencialmente trae más complicaciones que ventajas», y señaló la preocupación ante la posibilidad de que aparezcan enfermedades cardiovasculares, e incluso cáncer de mama.

La doctora que centró su intervención en las enfermedades reumáticas, como la artrosis, la artritis reumatoide y el lupus sistémico eritomatoso, explicó que es cierto, sin embargo, que la sustitución hormonal ayuda a mantener la densidad ósea y la resistencia de los huesos.

Además, señaló que se ha constatado que cuando se interrumpe el tratamiento de sustitución hormonal «la mujer va a perder densidad osea y por ello, recomendamos que en lugar de la terapia de sustitución hormonal se utilicen otros tratamientos», para evitar la osteoporosis.

Según resaltó, existen algunas medidas a tomar por parte de las mujeres para evitar esta enfermedad, empezando por la prevención y sobre todo, llevando una dieta equilibrada, unido al ejercicio y la pérdida de peso.

En cuanto a la artritis, la doctora señaló que es posible detener la evolución de esta enfermedad, que afecta al uno por ciento de la población adulta mundial, señalando que para detener la artrosis se utiliza un medicamento, el sulfato de glucosamina, que ha demostrado «mejoría en el dolor y la detención de la progresión del estrechamiento de la articulación».

Además, dijo que un «tratamiento precoz y el medicamento adecuado» se puede detener la artitris reumatoide.