.

ZARAGOZA, 1 (EUROPA PRESS)

Los niños que tienen fracaso escolar relacionado con los tics y la hiperactividad pueden ser tratados y así mejorar sus resultados académicos, según lo han explicado hoy los neurólogos Luis López del Val y Gurutz Linazasoro, del Hospital Clínico Universitario de Zaragoza y de la Clínica Quirón de San Sebastián, respectivamente.

Ambos facultativos son los directores del XI Curso Nacional de Trastornos del Movimiento, que se celebra hoy y mañana en Zaragoza en el que participan cerca de 140 especialistas. Se trata de una actividad organizada por el Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Linazasoro explicó que los tics afectan a entre el 3 y 4 por ciento de los niños «y la mayoría de ellos son benignos y transitorios» y de éstos el 10 por ciento pueden ir acompañados del síndrome de hiperactividad «lo que supone que rinden peor en el colegio».

Sin embargo, «estos síndromes se pueden tratar y así evitaremos el fracaso escolar» y que los niños sean «estigmatizados por sus compañeros», precisó. Al respecto, López del Val comentó que los padres acuden al psicólogo «porque sus hijos no rinden», pero además dijo que estos niños deben ser también tratados por el neurólogo.

Con respecto a los tics, Gurutz Linazasoro señaló que se pueden sufrir a cualquier edad, y, en el caso de los infantiles, «en el 80 por ciento de los casos tienden a remitir a partir de los 18 años, además de que pocos casos son graves» y los moderadamente graves se pueden tratar con medicamentos, indicó.

Los tipos de tics son variados, como el parpadeo exagerado de los ojos, guiños, carraspeo o movimiento de la cabeza y sus causas todavía no se conocen, aunque «probablemente son de origen genético» ya que se trata de una enfermedad hereditaria.

López del Val también se refirió al resto de trastorno del movimiento. En general, este tipo de patologías afectan a entre el 6 y el 7 por ciento de la población, a cualquier edad, y algunos de ellos, como los tics o los temblores «son más numerosos de lo que se piensa», –estos últimos los sufren entre el 7 y el 10 por ciento de la población–, aunque «no todos son graves y degenerativos».

PARKINSON

El parkinson es una patología incluida dentro del trastorno del movimiento. López del Val recordó que desde hoy se puede encontrar en las farmacias un medicamento, el «Stalevo», que combina dos sustancias, la dopamina y el entacapone, «que antes se administraban de forma separada, por lo que ahora se reduce el número de pastillas que tiene que tomar el paciente» y además «se duplica la eficacia».

Por su parte, Linazasoro se refirió a «otra buena noticia» relacionada con el parkinson, como es «el cambio de la ley de reproducción asistida este mes porque permitirá la investigación con células madre, que beneficiará a la enfermedad del parkinson».

Esto será así porque esta patología se produce «al degenerar unas células por lo que poder disponer de estas células en la cantidad que queramos para sustituirlas por las dañadas» serán un avance importante, aunque para conseguirlo, añadió Linazasoro, deberán pasar «varios años». El parkinson afecta a entre 180 y 200 pacientes cada 100.000 habitantes y en Aragón lo sufren entre 2.000 y 2.500 personas.

COREA DE HUNTINGTON

El neurólogo del Hospital Clínico de Zaragoza López del Val también se refirió a la Corea de Huntington, enfermedad incluida dentro de los trastornos del movimiento, y explicó que en Aragón hay dos zonas que presenta una mayor prevalencia, las Cinco Villas y la zona de Daroca.

Según explicó, se trata de una patología que sufre el 50 por ciento de la descendencia de los portadores, pero explicó que actualmente se puede evitar su transmisión aislado un espermatozoide del padre portador que esté sano y uniéndolo al óvulo de la mujer.

La enfermedad recibe el nombre porque fue descrita por George Huntington en 1872, también conocida como Corea (del griego danza) por el movimiento característico de las personas afectadas. Durante mucho tiempo ha sido conocida como «Baile de San Vito».

Es una enfermedad neurológica degenerativa (afecta a determinadas zonas el cerebro donde las neuronas van degenerándose y finalmente mueren) caracterizada por movimientos involuntarios incontrolados, desarreglos psíquicos y pérdida de las funciones intelectuales (demencia).