.

Aseguran que la vacuna disminuye su eficacia a partir de los 35 años y apuestan por reforzarla con un inmunomodulador

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

La Asociación Española de Especialistas en Medicina del Trabajo (AEEMT) se mostraron hoy partidarios de vacunar contra la gripe a toda la población laboral «ya que la relación coste beneficio en relación con las bajas y la productividad es indiscutible», dijeron. Además, advirtieron que la eficacia de la vacuna disminuye a partir de los 35 años por lo que recomendaron reforzar su efecto con un inmunomudulador entre la población de riesgo.

Los expertos realizaron estas recomendaciones basándose en el estudio PIPOL, realizado por la AEEMT durante el invierno de 2001-2003 en colaboración de los Laboratorios Cantabria. Se hizo un seguimiento de 3.355 trabajadores divididos en una rama control, que no recibió ningún tipo de tratamiento, otra a la que se le suministró la vacuna antigripal y una tercero que recibió la vacuna más un inmunomodulador para potenciar su efecto.

El estudio arrojó por un lado la evidencia de que la protección de la vacuna es muyo mayor en personas menores de 35 años que en los menores, una circunstancia que el inmunólogo y coordinador del estudio PIPOL, Vicente García Villarrubia, atribuye entre otras cuestiones al desgaste del sistema inmunológico por el paso del tiempo y por otros factores como el estrés.

Entre los menores de 35 años la vacuna había reducido la incidencia de gripe a los tres meses en un 61 por ciento mientras que los mayores de 35 años la reducción había sido del 44 por ciento. Además se demostró la mayor efectividad de la combinación de la vacuna y el inmunomodulador AM3 especialmente entre los mayores de 35 años. En este grupo, el 44 por ciento de reducción pasó a un 71 por ciento a los tres meses.

RELACION COSTE BENEFICIO

En este marco, los expertos recomiendan por un lado la vacunación generalizada de la población laboral ya que, según Javier Sanz, secretario de la AEEMT y coordinador del PIPOL, la relación coste beneficio es «indiscutible», no sólo por los días de baja, sino por el coste de oportunidad que pierde esa empresa. Sanz cree que, «está demostrado que por cada euro que se invierte en la vacuna se recuperan 50».

Según sus estimaciones, más de dos millones de trabajadores sufrirán gripe este año, lo que equivale a perder 16 millones de jornadas laborales. «No se sostiene el no vacunar», argumentó. «Estamos transmitiendo que la vacunación es sólo para los ancianos, y aunque es sin duda uno de los grupos de más riesgo, no la podemos limitar a ese colectivo», dijo.

En cuanto a la conveniencia de que todos los mayores de 35 años refuercen la vacuna con un inmunomodulador, Vicente García insistió en la ausencia de efectos secundarios, aunque «nosotros no podemos decir lo que cada médico debe hacer». «Que cada cual haga lo que estime conveniente a la luz de los resultados», concluyó.