.

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Un grupo de alumnos de cuarto de primaria del colegio público San Cristóbal (Madrid) MArecibieron esta mañana de los voluntarios de Cruz Roja las instrucciones necesarias para evitar los accidentes y para saber cómo deben actuar en caso de encontrarse con uno.

Uno de los médicos del Departamento de Salud y Socorro de Cruz Roja España, Carlos Urkia, explicó que la necesidad de incluir dentro de la campaña «Prevenir es Vivir» este taller dirigido exclusivamente a los menores surge de las altas cifras de accidentes que registran como sujetos a niños.

Durante el 2003, más de 705.000 niños menores de quince años fueron víctimas de accidentes, y de ellos, más de 1.000 con resultado de muerte. Esto supone casi el mismo número de víctimas que en accidentes de tráfico o en accidentes laborales.

De estos accidentes, más de la mitad se producen en el interior del hogar, debido a imprudencias o la falta de atención al realizar estas tareas que pocas veces se consideran peligrosas. También resultan lugares de conflicto aquellos en los que se desarrollan actividades de ocio, como la vía pública o las zonas recreativas y deportivos. Los colegios, por el contrario, registran un porcentaje más bajo, sólo el 3,9 por ciento.

El taller, según indicó la responsable del Área de Educación para la Salud de Cruz Roja, Olga Díez, se dividió en dos sesiones: una primera en la que se explicaba a los niños cómo evitar conductas de riesgo en el hogar, en la calle, en sus lugares de recre, etc.; y la segunda, donde los menores aprendían la conducta PAS (Prevenir, Actuar, Socorrer).

Dentro de esta segunda parte, los voluntarios mostraban al grupo el interior de un botiquín de primeros auxilios y cómo utilizar las vendas, las tijeras, y desinfectantes que se guardan en él. Y para terminar, les acompañaron al interior de una ambulancia para que pudiesen ver todos los aparatos y equipos médicos que se desplazan a los lugares donde se ha producido un accidente para atender a los heridos.