.

VALENCIA, 10 (EUROPA PRESS)

La consellera de Bienestar Social, Alicia de Miguel, indicó hoy, con motivo de la celebración del Día Mundial de la Salud Mental, que la Generalitat pondrá a disposición de los enfermos mentales de la Comunidad Valenciana un total de 54 centros y 1.600 plazas en el año 2007.

Así, indicó que «en tres años, de las 1.000 plazas que existen actualmente para enfermos mentales crónicos, se creará un incremento de más del 50 por ciento, con 1.600 plazas distribuidas entre Centros Específicos de Enfermos Mentales Crónicos (CEEM), Centros de Rehabilitación e Integración Social (CRIS), Centros de Día y Viviendas Tuteladas, lo que demuestra el gran esfuerzo que estamos realizando desde el Gobierno valenciano».

La Comunidad Valenciana, según De Miguel, «se ha destacado en los últimos años por el esfuerzo realizado para prestar los servicios que requieren los enfermos mentales, un colectivo que se encontraba muy poco atendido, más si cabe teniendo en cuenta que partimos de una cifra de centros que en 1995 era casi inexistente, con sólo dos centros y 47 plazas para enfermos mentales».

En el Día Mundial de la Salud Mental, De Miguel indicó que una de las prioridades de la Conselleria de Bienestar Social «es aumentar lo más rápidamente posible el número de centros de atención especializados y plazas para enfermos mentales, lo que nos permitirá cubrir ese hueco asistencial que existía desde décadas anteriores».

Así, dijo, «las familias pueden estar seguras de que seguiremos realizando un importante esfuerzo inversor, en la línea de lo que se ha hecho hasta el momento».

Al respecto, fuentes de la Generalitat indican que en los últimos ocho años el Consell ha invertido más de 20 millones de euros en la construcción y el mantenimiento de centros, programas y subvenciones a los usuarios.

Pero «si la atención al enfermo mental es prioritaria en la política social del Consell, no lo es menos la integración social», indicó la consellera. Así, comentó que «es importante que cambie la mentalidad de los ciudadanos hacia el enfermo mental, para conseguir que ésta no sea causa de rechazo y que se perciba como una enfermedad que, en muchos casos, se puede curar gracias a los avances médicos y asistenciales».

CONGRESO NACIONAL DE SALUD MENTAL

Por otra parte, la consellera de Bienestar Social destacó que la ciudad de Valencia albergará los próximos días 10, 11 y 12 de noviembre el Congreso Nacional de Salud Mental, «donde se va a analizar con destacados especialistas la atención que se presta a las personas con trastorno mental grave desde los servicios sociales».

Bajo el lema «La salud mental es cosa de todos», el congreso reunirá a especialistas en asistencia a personas con enfermedades mentales crónicas de toda España, «con el objetivo de impulsar nuevos instrumentos que mejoren la calidad de los servicios dirigidos a este colectivo, así como nuevas líneas de intervención social y participación e integración socio-laboral de estas personas», explicó De Miguel.

El congreso, organizado por el Instituto de Migraciones y Servicios Sociales (imserso) junto con la Conselleria de Bienestar Social, tratará el papel de la psiquiatría en el modelo de rehabilitación psicosocial, las psicoterapias dinámicas, la situación de los recursos actuales y la integración social de las personas con enfermedad mental crónica, señalaron las mismas fuentes.

Además, la responsable de política social del Consell señaló que la Generalitat está colaborando con el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales en el impulso del primer Centro de Referencia Nacional de Salud Mental, «que permitirá intercambiar experiencias y ser un punto indispensable para la formación de los profesionales de salud mental, los enfermos y sus familias».