.

CÁDIZ, 15 (EUROPA PRESS)

El SAS pondrá en marcha en Cádiz un programa de deshabituación tabáquica dirigido a los profesores de los centros educativos, un programa que se enmarca en una estrategia para ayudar a dejar de fumar a determinados colectivos profesionales que, por su relevancia modélica, son referentes para otros grupos poblacionales como pueden ser escolares y adolescentes, según informó hoy Salud en una nota.

Según el director del Distrito de Atención Primaria Bahía de Cádiz-La Janda, Rafael Pereiro, gracias a este programa se ofrecerá ayuda terapéutica a los profesores de los centros educativos que participan en los programas «ESO sin humo» y «Forma Joven», así como a profesionales sanitarios implicados también en estos proyectos. Además, está previsto que, una vez demostrada su efectividad, la experiencia se extienda a toda la comunidad autónoma.

Por ello, la Junta de Andalucía desarrollará a lo largo de este curso escolar un programa para que los profesores de la provincia puedan dejar de fumar, con la ayuda de personal especializado. Se trata de una experiencia piloto que se desarrollará en la provincia de Cádiz, concretamente en municipios de la Bahía, La Janda, Jerez y Costa Noroeste.

De esta forma, medio centenar de médicos y enfermeras de los centros de salud se han reunido esta semana en El Puerto de Santa María para poner en marcha el programa.

En primer lugar, se realizará una encuesta entre los profesores y el personal sanitario fumador de los centros educativos que imparten los programas «ESO sin humo» y «Forma Joven» y de los centros de salud de referencia. El objetivo es determinar la prevalencia del hábito tabáquico para ofertarles la ayuda terapéutica más apropiada, al tiempo que la Consejería de Salud financiará el tratamiento farmacológico necesario.

A continuación se crearán grupos de apoyo con los profesores y sanitarios dispuestos a dejar de fumar, los cuáles deberán participar en siete sesiones de deshabituación tabáquica dirigidas por expertos.

Así, se celebrarán siete sesiones en el centro de salud o en el propio instituto. Las cinco primeras semanales y las dos últimas quincenales. Posteriormente, el SAS realizará después durante un año un seguimiento personalizado de todos los participantes en este programa de deshabituación.