.

BARCELONA, 19 (EUROPA PRESS)

Unos 800.000 españoles sufren de hiperhidrosis, una enfermedad caracterizada por un exceso de sudor en ciertas zonas del cuerpo, especialmente en las palmas de las manos y en las axilas, según informó hoy el dermatólogo del Hospital Clínic de Barcelona Ramon Grimalt.

Las consecuencias y las posibles terapias para tratar esta enfermedad, que sólo en Barcelona llega a afectar a 30.000 personas, se analizan en el libro «Hiperhidrosis. Diagnóstico y Tratamientos actuales», que Grimalt ha escrito junto con el cirujano vascular Marco Callejas.

La hiperhidrosis está provocada por el mal funcionamiento del nervio simpático, considerado el centro que regula la temperatura del cuerpo. «Quienes padecen esta alteración sufren crisis de sudor en los pies, en las manos o en las axilas», aseguró Grimalt.

«La mayoría de personas no se atreven a tocar a nadie porque saben que la palma de su mano estará mojada, por lo que optan por no dar la mano», señaló este especialista. El problema se agudiza a la hora de enfrontarse con una entrevista de trabajo o de incorporarse al mundo laboral.

Grimalt y Callejas, ambos miembros de la Unidad Funcional de Hiperhidrosis que funciona en el Clínic de Barcelona, han tratado a músicos que tenían muchas trabas para poder ensayar con su instrumento a causa del sudor o modistas para las que coser un vestido se convertía en una odisea.

«LLEGAN A DEJAR CHARCOS DE SUDOR EN EL SUELO».

«Tenemos enfermos que cuando están en la consulta médico dejan un charco de agua alrededor de sus zapatos del sudor que les llega a chorrear de las manos. Otros afectados optan por llevar siempre en su bolso una toalla para poder secarse ciertas zonas del cuerpo», según Grimalt.

Esta patología, que se inicia en la infancia o la pubertad y suele durar toda la vida, afecta con mayor frecuencia a mujeres que a hombres. El 60% de enfermos son hembras, mientras que el resto son varones. «Parece que interfieren ciertos factores de tipo hormonal», señaló.

CUATRO DE CADA DIEZ PASAN POR QUIRÓFANO.

Cuatro de cada diez afectados acaban pasando por el quirófano para someterse a una operación que permite bloquear el nervio simpático. Se introduce un pequeño tubo por las axilas, separando los pulmones de la pleura, hasta llegar prácticamente a la columna vertebral, donde se encuentra este nervio.

Al realizar un pequeño corte en el nervio, el exceso de sudor desaparece en las manos, aunque posteriormente, en todos los casos, vuelve a reaparecer en otras zonas del cuerpo. No obstante, «sólo un 2% de los operados vuelven a sufrir problemas nuevamente», señaló Callejas.

ESPERA DE UN AÑO PARA OPERARSE.

Para los casos más leves de hiperhidrosis, existen ciertos tratamientos antitranspirantes, fármacos orales que bloquean el nervio simpático, así como terapias con toxina butolímica que funcionan para frenar el exceso de sudor en las axilas durante un periodo de hasta 8 meses.

El Hospital Clínic cuenta actualmente con una unidad dedicada al tratamiento de esta enfermedad, formada por un cirujano vascular, un dermatólogo, un psicólogo y un electrofisiólogo. En este centro hay actualmente hay una espera de hasta un año para someterse a la intervención quriúrgica.