.

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

La información que exhiben los establecimientos para la venta de productos alimenticios congelados sin envasar debe indicar desde hoy el precio por kilogramo de peso neto escurrido (cantidad efectiva del producto que adquiere) y el porcentaje de glaseado, es decir, el agua congelada que recubre los alimentos para evitar su oxidación y deshidratación, siempre que éste sea superior al 5 por ciento. Hasta hora se informaba del precio por kilogramo de peso neto del producto.

La disposición considera que el agua de glaseado es únicamente un líquido accesorio respecto a los elementos esenciales del alimento y, en consecuencia, no resulta determinante para la compra, pero que, no obstante, el conocimiento por parte del comprador de una presencia más o menos abundante de masa de glaseado en un producto va a determinar sin lugar a dudas la elección y el precio que está dispuesto a pagar.

Con estos datos, el consumidor podrá conocer, comprobar y comparar la relación existente entre el precio final de venta y el precio que realmente está abonando por la cantidad efectiva del producto que adquiere, dado que en el peso neto se incluyen tanto el peso del producto alimenticio como el del agua de glaseado.