.

VALLADOLID, 20 (EUROPA PRESS)

La Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS) y la Asociación Española de Pediatría (AEP) presentaron hoy un programa para orientar y sensibilizar a médicos y padres sobre posibles problemas que se presenten en el desarrollo psicológico infantil.

El objetivo principal del proyecto, financiado por la Obra Social de Caja Madrid y en el que colabora la Junta de Castilla y León, es informar a los padres que empiezan a observar ciertas alteraciones en el desarrollo de su hijo de la existencia de centros de atención temprana en Castilla y León y ofrecer documentación informativa a los pediatras sobre recursos y centros, para que puedan dar una respuesta adecuada a las familias. Otra parte del desarrollo del proyecto será la celebración de una jornada de formación dirigida a pediatras y profesionales de atención temprana que tendrá lugar el día 21 de octubre en Valladolid.

«Es necesario difundir a los pediatras la necesidad de coordinar esfuerzos para la adecuada información de las familias», afirmó la presidenta de FEAPS de Castilla y León, María Ángeles García Sanz, quien aseguró que en los objetivos de la campaña «los mejores aliados de la asociación son los pediatras».

García Sanz reiteró «la importancia de atender a estos niños lo antes posible» para, de esta manera, «darles el tratamiento adecuado que potencie sus capacidades tanto si se trata de un problema temporal o continuo».

Por su parte, el director de zona Valladolid, Ávila y Segovia de Caja Madrid, Miguel Ángel Castellanos Pérez, aseguró que el programa «trata de responder a los padres cuando se preguntan qué es lo que le pasa a mi hijo», al tiempo que añadió que el papel de la entidad bancaria en este programa «es muy sencillo ya que sólo ha tenido que poner los medios económicos para llevarlo a cabo».

DIAGNÓSTICOS DIFÍCILES

La Asociación Española de Pediatría espera que con esta iniciativa «se pueda conseguir que todos los niños tengan un seguimiento de su desarrollo psicológico en los primeros años de vida», a pesar de que estos problemas «suelen ser difíciles de definir e incluso de diagnosticar», afirmó el pediatra de la asociación Juan Carlos Silva Rico.

«Se busca una detección precoz para una intervención rápida y eficaz con el objetivo de que el devenir de estos niños sea el más favorable», explicó Silva Rico, al tiempo que denunció que «se valora mucho el bienestar físico del bebé pero igual de importante es eso, como el adecuado desarrollo psíquico y social».

Silva aseguró que la responsabilidad de detectar alguna anomalía debe «ser compartida por profesionales de la pediatría y los padres», por lo que reiteró «la importancia de un intercambio de opiniones y de la suma de los conocimientos de los pediatras con las primeras percepciones de los padres para que ambos elementos sean la base del diagnóstico». Por lo tanto, la campaña posibilitará un seguimiento a todos los niños, informará a los padres, impulsará la detección precoz y pondrá en marcha una intervención temprana para los niños con problemas.

Por último, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Rosa Valdeón, informó de que los niños de 0 a 3 años si están escolarizados y de 0 a 6 años los que no lo estén, serán examinados dentro de este programa.

«El objetivo es que no pasen más de 20 días desde que se realice el diagnóstico hasta que el niño empiece a recibir tratamiento», explicó Valdeón, quien destacó «la importancia que tiene esto para la calidad de vida del niño».

FEAPS Castilla y León agrupa a 43 asociaciones y gestiona una red de 300 centros con 5000 plazas en total. En España el 2,24 por ciento de los niños menores de seis años sufren una discapacidad intelectual, cerca del 2,50 por ciento tiene un trastorno en el desarrollo que no va a derivar forzosamente en una discapacidad y otro tanto tiene riesgo biológico (normalmente por parto prematuro) de padecer algún tipo de anomalía.