.

Apuestan por medidas legislativas para facilitar el acceso a los métodos anticonceptivos

BILBAO, 21 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Sociedad Vasca de Contracepción y del Comité organizador de VII Congreso Nacional de Contracepción, Roberto Lertxundi, y su compañero José Luis Doval, presidente de la Sociedad Española de Contracepción, han mostrado su preocupación por que en una época en la que existe la «contracepción a la carta», el número de interrupciones voluntarias del embarazo aumenta de año en año, sobre todo entre las adolescentes.

Estas manfiestaciones fueron realizadas durante la inauguración ayer tarde de este evento, que bajo el lema «Anticoncepción y calidad de vida» reúne a cerca de 700 especialistas en el Palacio Euskalduna de Bilbao hasta el próximo viernes.

Ante el alarmante incremento de abortos voluntarios -más de 77.000 en ese mismo año, cuando a principios de los 90 era de poco menos de 34.000-, el doctor Lertxundi animó a las autoridades a establecer políticas adecuadas y concretas, sobre todo en cuanto a la transmisión de información a los más jóvenes.

Los especialistas reunidos en Bilbao recordaron que hoy en día existen muchos y variados métodos anticonceptivos pero que todavía existe un gran desconocimiento en la sociedad.

El doctor Doval comparó los datos españoles con el de una de las sociedades más avanzadas en materia de anticoncepción, la holandesa. Allí, el 80 por ciento de los jóvenes utiliza la anticoncepción hormonal y la tasa de embarazo adolescente es del 4 por mil, mientras que en España, por poner un ejemplo, la mayoría de los adolescentes dicen utilizar el preservativo en sus relaciones sexuales, aunque en una cuarta parte de las relaciones reconocen olvidarse de usarlo, con lo que se produce una tasa de embarazo adolescente del 18 por mil.

Para los profesionales de la ginecología y obstetricia y de atención primaria reunidos en Bilbao es hora de que se tomen medidas. «Y no hablamos de hacer campañas que al final no sirven de nada», expresó Doval, «sino de tomar decisiones legislativas. Esa es la solución».

Algunas de las iniciativas políticas que piden los especialistas son favorecer el uso de la anticoncepción hormonal y no poner obstáculos a los jóvenes a la hora de informarse y decidirse por un método anticonceptivo.

El presidente de la Sociedad Española de Contracepción aseguró que la organización pone de su parte para resolver estos problemas, ya que «no son sólo cuestión de los políticos, sino también de los profesionales». Así, Doval comentó los contactos mantenidos con el Ministerio de Sanidad, tanto del anterior gobierno, del PP, como del actual. «Aquellos no mostraron ninguna sensibilidad, mientras que los de ahora parece que están predispuestos a tratar de mejorar la situación», declaró.

TERAPIA HORMONAL SUSTITUTIVA

Sobre la mesa del VII Congreso de la SEC se pusieron ayer otros temas de actualidad, como la polémica sobre la Terapia Hormonal Sustitutiva en mujeres menopáusicas. Ante un reciente estudio británico, el del «Millón de mujeres», que desaconsejaba su utilización por su supuesta colaboración en el aumento de padecer riesgo de cáncer de mama, la doctora Montse Manubens, de la clínica Dexeus de Barcelona, se inclinó por la «precaución y el estudio de cada caso para decidir si una mujer debe o no recibir esta terapia».

Esta vez los números respaldan el trabajo de los especialistas españoles. La THS es una terapia habitual fuera de las fronteras españolas. En otros países europeos y en América, más del 30 por ciento de las mujeres en edad menopáusica toman hormonas para reducir los efectos de la retirada menstrual -sofocos, desequilibrios psicológicos, atrofia vaginal-.

Sin embargo, tan sólo un 6 por ciento de las españolas en esa situación reciben la recomendación de su especialista. «Ya sabíamos que existía un riesgo y lo hemos sopesado. Se hace una selección y se aplica la terapia a aquellas mujeres que mejor la toleran», dijo Manubens. También reconoció que en los últimos meses se ha detectado un descenso en la prescripción. «Informamos a las pacientes de los beneficios y los efectos secundarios», explicó.

La doctora Manubens aclaró que, para no alarmar a la población, habría que explicar que los últimos estudios se refieren a una de las maneras de aplicar la terapia. «Hoy existen muchas vías, y no todas han sido estudiadas de la misma forma. Y se están reduciendo las dosis», explicó.