.

SEVILLA, 21 (EUROPA PRESS)

Los primeros resultados «fiables» con células madre, tanto embrionarias como adultas, en el campo de la diabetes podrían obtenerse en menos de diez años, según consideró hoy el investigador del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (Madrid), José Antonio López Guerrero, quien sostuvo, igualmente, que en el campo del Parkinson «el horizonte rondaría también los diez años, aunque sus aplicaciones terapéuticas tardarán más que en el caso de la diabetes».

En declaraciones a Europa Press, López Guerrero, quien hoy intervendrá en Sevilla en el ciclo de conferencias «Vive la Ciencia», que organizan la Fundación BBVA y el CSIC, se refirió en este sentido «a los últimos experimentos con células madre adultas realizados en ratas por el profesor Bernat Soria», el cual está investigando en el campo de la diabetes, ensayos que calificó de «muy esperanzadores».

Del mismo modo, se mostró confiado en que «dentro de diez años podamos obtener los primeros tratamientos con células madre extrapolables en humanos para enfermedades neurodegenerativas como el parkinson», si bien puntualizó que «todo dependerá de las inversiones estatales».

Aún así, señaló que «por el momento hay mucho que hacer, ya que la investigación básica molecular, una de las principales implicadas para que los ensayos en animales se pueden luego extrapolar en humanos, va por detrás de la práctica clínica en animales». En esta línea, recordó que, «como el propio profesor Juan Carlos Izpizua ya ha advertido, estamos tratando de aprender a correr antes que a caminar».

Así, explicó que «el problema molecular en este tipo de experimentación es vital, puesto que todavía no conocemos los genes implicados en la diferenciación y replicación celular», algo, argumentó, «sin lo cual no podemos decirle a las células cómo y hasta cuanto tiempo queremos que haga algo o produzca una sustancia».

«Por ejemplo, si inoculamos células madre para que produzcan insulina en un enfermo de diabetes, lo que todavía no sabemos, entre otras cosas, es cómo decirle a estas células que dejen de producir insulina una vez que la diabetes se ha corregido y no permitirle que siga generando esta sustancia indefinidamente», aclaró.

López Guerrero es profesor titular del Departamento de Biología Molecular de la Universidad Autónoma de Madrid y miembro del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CSIC-UAM). Desde su incorporación al CBM en 1983 ha desarrollado su carrera científica dentro del área de la inmuno-virología.

Entre 1993 y 1996 trabajó en el Centro Alemán de Investigaciones sobre Cáncer, en Heidelberg, en un proyecto sobre el efecto antioncogénico de los parvovirus. En la actualidad investiga las bases moleculares y celulares de la neurodegeneración mediada por virus y procesos de apoptosis.