.

Expertos instan a la clase médica a ser ambiciosos en los objetivos en el tratamiento de la enfermedad

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Un estudio elaborado en 326 hospitales de 44 países y en los que han intervenido más de 3.000 pacientes ha demostrado que se puede controlar los síntomas del asma «totalmente» a un 40 por ciento de los enfermos; un objetivo que según comentaron los especialistas que lo presentaron, a priori les parecía inviable. El logro ha sido posible con una combinación de fármacos que consiguió asimismo que el 70 por ciento de los participantes consiguieran un «buen» control de la enfermedad. En este marco, los especialistas instaron a la clase médica a ser más ambiciosos en los objetivos de tratamiento de esta patología.

José Luis Alvarez-Sala, jefe del Servicio de Neumología del Hospital San Carlos de Madrid y José Echave, del Servicio de Neumología del Hospital Universitario Doce de Octubre de Madrid, denunciaron que los pacientes asumen con naturalidad sus síntomas y que incluso entre la clase médica los objetivos de tratamiento son poco ambiciosos ya que las guías de práctica admiten como «buen manejo» la aparición de síntomas mientras no sean «demasiados».

El mal control de la enfermedad se ha puesto de manifiesto en diferentes estudios que arrojan que la mayoría de los pacientes no tienen «a raya» síntomas como los despertares nocturnos, las exacerbaicones o las visitas a urgencias. El último de ellos situaba este porcentaje de enfermos en un 70 por ciento. En este contexto se puso en marcha el estudio GOAL, (Gaining Optimal Asthma Control), patrocinado por los laboratorios GlaxoSmithKline, entre 326 centros de 44 países y en el que participaron más de 3.000 enfermos.

El objetivo era cuantificar el número de pacientes con los que se podía obtener un «control total» de los síntomas y un «buen control» de los mismos, respectivamente. El control total implica la desaparición total de los mismos mientras que el buen control contempla la presencia de síntomas hasta dos días en una semana y la utilización de la medicación de rescate entre dos y cuatro días por semana.

COMPARACION DE TRATAMIENTOS

El estudio se elaboró comparando dos líneas de tratamiento: los corticoides inhalados y la combinación de salmeterol y propinato de fluticasona en dosis crecientes en función de la respuesta de los enfermos.

Los resultados evidenciaron que a los doce meses el 41 por ciento de los enfermos tratados con la combinación de sustancias y que no habían recibido medicación previa consiguieron un control total de sus síntomas. Igualmente llegaron a este objetivo el 44 por ciento de los pacientes que habían sido tratados previamente con dosis medias de esteroides inhalados y que no estaban controlados. Además el número de pacientes que consiguió un buen control llegó al 70 por ciento. De los pacientes que tomaron esteroides inhalados sólo consiguieron un control total el 28 por ciento.

En este contexto, los dos expertos apelaron a la responsabilidad de los pacientes en el manejo de su enfermedad y a la ambición de los médicos en sus objetivos dado que existen «muy buenos fármacos» para el tratamiento de este trastorno «que siempre debe enfocarse a largo plazo».