.

BARCELONA, 22 (EUROPA PRESS)

La Generalitat de Cataluña defendió hoy la posibilidad de colocar imágenes impactantes en los paquetes de cigarrillos, para «reforzar los mensajes antitabaco», según informó hoy el director general de Salud Pública, Antoni Plasència. A pesar de ello, la decisión depende del Ministerio de Sanidad y Consumo.

Los paquetes de tabaco de la Unión Europea (UE) podrán incluir fotografías en color de cadáveres, tumores, dentaduras destrozadas o bebés prematuros para mostrar el peligro de fumar. Cada Estado miembro deberá decidir ahora si obliga o no a los fabricantes a imprimirlas en las cajetillas.

En declaraciones a Europa Press, Plasència aseguró que «no me parece mal» incluir imágenes, aunque «en el marco de un conjunto de estrategias para reducir la adicción al tabaco entre la población». «No todas deben ser truculentas porque hay un amplio espectro de fotos», señaló.

LAS FOTOS A ESCOGER.

El responsable de Salud Pública de la Generalitat no se posicionó sobre la idoniedad de incorporar imágenes extremas –una de las más duras es el primer plano del cuello de un afectado de un tumor de garganta–. «En todo caso debería ser un equipo técnico que las valorara», precisó.

«Debe analizarse este tipo de fotografías y ver qué imágenes tienen un impacto más favorable para reducir el consumo de tabaco», apuntó Plasència, quien señaló que el objetivo es «generar cierta sensibilidad» entre la población.

PROHIBICIÓN DE FUMAR EN LAS OFICINAS.

Plasència también aseguró que la Generalitat está trabajando en la futura normativa que deberá prohibir fumar en las oficinas de trabajo, en los taxis y en algunas zonas de los bares y restaurantes de Cataluña.

«La previsión es tener un documento básico a finales de año, ya consensuado con el sector, y remitirlo al Parlament para que sea aprobado durante 2005», señaló.

Respecto a la intención de la Generalitat de crear espacios sin humo en los restaurantes, lo que hace meses provocó las quejas de propietarios de pequeños establecimientos, Plasència aseguró que «en los bares de pequeñas dimensiones se intentará que el humo del tabaco sea el mínimo posible».