.

Santander acoge la XXVII Reunión de la Sociedad Castellana de Aparato Digestivo

SANTANDER, 22 (EUROPA PRESS)

Expertos en aparato digestivo se dan cita hoy y mañana en Santander con el fin de realizar una revisión sobre las patologías digestivas, así como sobre los últimos avances en el tratamiento de las mismas, en el XXVII Reunión de la Sociedad Castellana de Aparato Digestivo, que se celebra en Santander.

Según el doctor Francisco Jorquera, especialista en Aparato Digestivo del Hospital de León, que participa como ponente en la reunión, «dentro de las enfermedades digestivas, destaca la hepatitis C, por cuanto es la primera causa de enfermedad hepática crónica y la causa más frecuente de cáncer hepático y trasplante de hígado».

No obstante, con el tratamiento adecuado, la hepatitis C crónica puede ser reversible, para lo que, en palabras del doctor Jorquera, «se deben plantear estrategias para mejorar la eficacia de los tratamientos y la adherencia a los mismos por parte de los pacientes».

«Entre otros», añade este experto, «el tipo de genotipo, la carga viral, la edad y el peso del paciente son factores que influyen en la respuesta al tratamiento y que se deben tener en cuenta en el momento de plantear la estrategia terapéutica para cada persona».

INDIVIDUALIZAR SEGÚN EL PESO DEL PACIENTE

Diversos estudios han demostrado la relación entre peso del paciente y respuesta al tratamiento, por lo que, según el doctor Jorquera, «una estrategia que debemos seguir es individualizar el tratamiento según el peso de cada paciente».

Según un estudio publicado recientemente en la revista Journal of Hepatology, el tratamiento personalizado con peginterferón alfa-2b (PegIntron®) y ribavirina (Rebetol®) contra la hepatitis C permite que los pacientes con genotipos 2 y 3 del virus pueden erradicar la infección en la mitad del tiempo habitual, 24 semanas de tratamiento en lugar de 48.

Así, con tan sólo 24 semanas de tratamiento, los pacientes con el genotipo 2 del virus obtuvieron una respuesta virológica sostenida del 93 por ciento con la combinación de peginterferón alfa-2b y ribavirina ajustados al peso de los pacientes, y del 79% en los de genotipo 3. Se considera que la infección está erradicada cuando no se detecta el virus seis meses después de haber finalizado tratamiento, lo que se conoce como respuesta virológica sostenida.

Por otra parte, el genotipo es considerado uno de los factores de pronóstico más importantes para la respuesta al tratamiento. De los 6 genotipos que se conocen, los genotipos 2 y 3 varían según la geografía, representando aproximadamente del 30 al 50% de las infecciones por virus de la hepatitis C en Europa, mientras que el genotipo 1, que es el más difícil de tratar, es el más común en Europa y Norteamérica (aproximadamente el 70 % de los pacientes).

«Los pacientes con genotipo 1, a pesar de responder al tratamiento, presentan recaídas de forma frecuente, por lo que se debe prolongar la duración del tratamiento», explica el doctor Jorquera.

La eficacia del tratamiento individualizado con peginterferón alfa-2b y ribavirina en el genotipo 1 del virus se ha analizado en una investigación de la Universidad de Duke (Estados Unidos) publicada recientemente en New England Journal of Medicine. En ella se comprueba que los blancos no hispanos con genotipo 1 del virus obtienen una respuesta virológica sostenida al tratamiento del 52%.