.

ZARAGOZA, 27 (EUROPA PRESS)

El 60 por ciento de las personas mayores que viven en residencias en España sufren algún tipo de demencia. Este dato se ha dado a conocer en el transcurso de la sexta jornada Fundación SAR, que se ha celebrado en el día de hoy en el Centro de Historia de Zaragoza, y que entre otros temas ha abordado el problema de la atención residencial a personas con demencias mentales. Bajo el título «Teoría y práctica en la atención residencial con demencias», la jornada ha contado con la asistencia de especialistas en este tema que han debatido también sobre el progresivo envejecimiento de la sociedad moderna.

Higinio Raventós, presidente de la Fundación SAR, ha sido el encargado de inaugurar la jornada, una inauguración que también ha contado con la presencia del teniente de alcalde del Ayuntamiento de Zaragoza, Miguel Gargallo; la directora provincial del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, María Fernanda Pérez; y la directora de la Fundación SAR, María Dulce Fontanals.

Raventós ha pedido «una mayor y mejor atención al colectivo de personas mayores que sufren algún tipo de demencia» y ha expuesto como única solución «el diagnóstico como forma de ofrecer a estas personas una mayor calidad de vida». El presidente de la Fundación SAR ha analizado el cambio vivido por la sociedad moderna, una sociedad que ha su juicio «ha envejecido de manera espectacular, y como todo ciudadano que paga impuestos, las personas mayores que tienen alguna demencia, tienen derecho a exigir una mayor y mejor atención social y sanitaria».

La administración, a juicio de Raventós, debe jugar un papel «planificador, controlador y financiador», ya que «no es un problema sanitario o social, es un problema que tiene el ciudadano». «El problema de la atención en residencias a las personas mayores no puede quedar en manos de la beneficencia, sino que debe haber un cambio de discurso y plantear un Plan Integral que aborde este tema» ha sentenciado Raventós.

El director de Atención Sociosanitaria del Servicio Aragonés de Salud, Vicente Alcubierre, ha calificado el sistema global de atención sociosanitaria en Aragón como «al mismo nivel de calidad que el resto de comunidades del Estado Español». De la misma forma, ha admitido que la atención sociosanitaria «es un problema que ha desbordado a todos los países europeos y hay que establecer un proceso de mejora continua para cubrir las nuevas necesidades que están apareciendo».

Alcubierre ha defendido que «no se debe mezclar la atención sanitaria con la social y hacerlo mal, sino que debe haber una coordinación y un objetivo común y que cada cartera de servicios asuma sus responsabilidades en concreto». La dispersión geográfica es a juicio de Alcubierre «el mayor problema que afronta el servicio sociosanitario aragonés» ya que «es prioritario pero a la vez muy difícil llegar al medio rural a través de ayudas a las familias».

Mercé Boada, neurólogo y directora Médica del Instituto Catalán de Neurociencias Aplicadas, ha denunciado que «el cerebro es el gran olvidado del cuerpo humano» y ha puesto como ejemplo la persona que acude al médico con una lesión en el tobillo, más tarde acude a un proceso de rehabilitación, cosa que «con el cerebro no pasa».

El alzheimer es la demencia más conocida y más tratada, pero Boada también se ha referido también a las demencias basculares tras un trombosis cerebral, o al parkinson como importantes a la hora de analizar estas demencias. También ha destacado la importancia del diagnóstico, ya que «muchos de los pacientes con demencias son gente mayor y llegan a las residencias sin un diagnóstico, lo que dificulta el trabajo».

FUNDACIÓN SAR

La Fundación SAR se creó en diciembre de 1997 con la finalidad de dotar de valor social al grupo de empresas SAR, promocionando actuaciones de protección social, investigación y cooperación con otras fundaciones y organismos públicos y privados en el ámbito de la geriatría y de la dependencia.

Los objetivos de la Fundación SAR son el desarrollo de los aspectos mas sociales del trabajo hacia las personas mayores y el fomento del interés y la sensibilidad de la opinión pública hacia la protección social y la calidad de vida de las personas mayores o con dependencia, mediante foros de opinión y acciones que faciliten el conocimiento intergeneracional e intercambios entre el mundo empresarial y el ámbito social.

Entre sus objetivos están el ser un referente para los profesionales sobre el conocimiento de los cuidados a las personas mayores; establecer colaboraciones activas con otras fundaciones que participen en la evolución de valores de la sociedad civil; implementar la formación e investigación en colaboración con otras instituciones o fundaciones y contribuir al cambio social de las personas mayores, con o sin dependencia.