.

Arranca la V campaña «Al grano colega» para informar a especialistas y adolescentes sobre el tratamiento de este trastorno

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El acné está lleno de falsos mitos, entre los que sobresale la creencia de que no se cura salvo con el paso del tiempo. Así se puso de manifiesto durante la presentación de la V Campaña de información «Al grano colega» que se llevará a cabo entre especialistas y los propios adolescentes, que en su mayoría se muestran pasivos ante este trastorno que por otro lado les causa mucha angustia.

Según explicó la doctora Aurora Guerra, vicepresidenta del Grupo de Dermatología y Psiquiatría de la Academia Española de Dermatología, el fracaso terapéutico de esta patología sólo es de en torno al uno por ciento «generalmente debido a que hay otra patología debajo como un trastorno hormonal». Incluso en este pequeño porcentaje, esta experta asegura que los tratamientos actuales son capaces de curarlos, pero necesitan un tratamiento a más largo plazo.

Guerra explicó que en los últimos años ha cambiado sustancialmente la percepción del acné entre los profesionales, que entienden que aunque no sea grave, es un problema importante para el que lo padece. Así, explicó que muchos adolescentes con acné tiene problemas de relación con los demás, deja de ir a fiestas, se retrae para hablar en público y puede incluso tener un bajo rendimiento escolar por no estar concentrado. El cinco por ciento incluso alguna vez se ha planteado suicidarse.

LA COSMETICA, FUNDAMENTAL

Una angustia innecesaria a la luz de la información vertida por estos especilistas, que aseguran existe un arsenal terapéutico muy importante que minimiza el impacto de la enfermedad. Ana Aliaga, Vocal de Dermofarmacia del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), explicó que en el tratamiento del acné resultan fundamentales fundamental productos adecuados para la higiene diaria de la piel, la exfoliación y la hidratación. Además de los tratamientos externos hay otros sistémicos -en pastillas- que son de ayuda en muchos casos.

Pese a que el mismo farmacéutico puede aportar unas pautas, lamentó que «pocos jóvenes se acercan a la farmacia. Suelen ser los padres los que se toman interés». Sobre ese particular, Guerra apeló a una mayor inquietud por parte de los propios adolescentes, recordando que sólo un dos por ciento de ellos busca información. «Si acaso algo en Internet», dijo.

Los expertos desmintieron algunos falsos mitos como que el chocolate o el estrés causa el acné -«los nervios lo empeoran, pero no lo provocan», apuntó Guerra-; que el sol lo cura; que las limpiezas de cutis sean imprescindibles para tratar estas pieles o que no sea conveniente el maquillaje. La doctora Guerra explicó que en algunos casos las limpiezas de cutis son recomendables pero que en otros no y que existen productos de maquillaje perfectamente adecuados para las pieles acnéicas.

Para difundir esta información, este año como quinto consecutivo se darán charlas en institutos de toda España para sensibilizar a los jóvenes de 12 a 16 años. Además se ha publicado un libro «Vivir el acné», patrocinado por los laboratorios Lutsine, que será repartido entre los profesionales -dermatólgos, farmacéuticos y psiquiatras- para profundizar sobre las consecuencias psicológicas de este trastorno.