.

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El vicepresidente de la Asociación Española de Lucha Contra las Enfermedades Renales (ALCER), Antonio González, pidió a los responsables del Ministerio de Sanidad que pongan en marcha campañas de información «para que la gente pierda la desconfianza y se anime a ser donante».

Hoy, día que conmemora el XXV Aniversario de la Ley de Transplantes, González reconoció que salvo en la información a la gente, «que podría mejorarse», el sistema de trasplantes en España «funciona bastante bien». Él mismo recibió a los 17 años, tras diez meses de diálisis, un riñón con el que durante dos años y medio pudo llevar una vida normal.

En declaraciones a Europa Press Televisión, indicó que tras ese periodo sufrió un rechazo que obligó a los médicos a quitarle el riñón trasplantado y a volver a la hemodiálisis para, más tarde, pasarse a la diálisis peritoneal.

A este respecto, comentó que el rechazo de un órgano trasplantado «es duro porque hay que volver a la diálisis y eso es volver a adaptar el ritmo de vida, la dieta y las actividades, cuando mientras se tiene un órgano se puede hacer una vida normal simplemente tomando una medicación». Ahora González, para someterse a un segundo trasplante, está dispuesto a esperar «a que llegue un donante adecuado», por lo que ya lleva cuatro años y medio esperando.

«EN CUALQUIER MOMENTO PUEDE HABER RECHAZO»

Mejor suerte tuvo su compañero en la gerencia de ALCER, Antonio Pérez, que ya lleva seis años con un riñón trasplantado, aunque reconoció que es consciente de que «en cualquier momento puede haber rechazo». Según comentó, su caso es «bastante atípico», puesto que un día se levantó sin poder andar y al acudir al médico le dijeron que sus dos riñones «habían dejado de funcionar» y que tenía que ponerse en lista de espera para recibir un nuevo órgano. Esta espera duró un año y medio.

Con el trasplante, «las condiciones son más aptas para una vida cotidiana, a pesar del seguimiento, las revisiones» y de saber que pasado un tiempo tendrá que someterse «a un segundo trasplante». En su opinión, la situación en cuanto a trasplante y donación de órganos en España es «muy buena» y la gente está «muy sensibilizada». No obstante, en lo referente a la hemodiálisis, subrayó que «es mejorable».