.

TOLEDO, 27 Oct. (EUROPA PRESS)

En la mesa sobre Disfunción Eréctil (DE) en la Lesión Medular Espinal, celebrada en Toledo dentro del I Foro Internacional de Lesión Medular, el presidente de la Sociedad Española de Paraplejia (SEP) y responsable de la Unidad de Sexualidad y Reproducción Asistida del Hospital Parapléjicos de Toledo, Antonio Sánchez Ramos, señaló que «más del 80 por ciento de los varones que padecen una lesión medular precisan tratamientos para solventar la disfunción eréctil».

Desde el Foro, en nota de prensa defendieron que estos tratamientos se aplican en función del tipo de lesión medular que presente el paciente, y que hay tres líneas de actuación; la primera consiste en utilizar aparatos compresores, sistemas de vacío o fármacos orales, como por ejemplo la Viagra; la segunda se aplica en aquellos pacientes que no tienen ningún tipo de respuesta eréctil y, en este caso, hay que recurrir a las inyecciones intracavernosas. Como tercera actuación, Sánchez Ramos destacó que para las lesiones medulares completas hay que recurrir a la cirugía, como el implante de prótesis de pene.

No obstante, el doctor Sánchez Ramos recalcó la necesidad de que el paciente asuma su nueva situación provocada por la lesión medular y aprenda a dirigir su sexualidad, «no tanto hacia los órganos genitales como hacia otras zonas del cuerpo, que están llenas de terminaciones nerviosas y son capaces de hacer sentir sensaciones placenteras». Este cambio en la conducta sexual se logra con una combinación de la Unidad de Sexualidad y la Unidad de Psicología.

Por último intervino el vicepresidente de la SEP Joan Vidal, quien relacionó el incremento de la disfunción eréctil en la población con el aumento de edad. Vidal indicó que «a partir de los 40 años, el 40 por ciento de los varones presentan trastornos leves o moderados para lograr una erección». Un 20 por ciento de estas manifestaciones son severas a partir de los 60 años, mientras que las moderadas afectan al 67 por ciento de este colectivo.

SEMINARIO DE FISIOTERAPIA.

Durante la celebración del seminario de fisioterapia, bajo el lema «Comenzamos a movernos», celebrado también bajo el marco del foro, se trató el beneficio que aporta la Danza Integrada a las personas con discapacidad. La ponencia corrió a cargo de la profesora y coreógrafa de la compañía «Y Espacio Creativo Arte»», Nadia Adame y estuvo moderada por el médico especialista en Rehabilitación José Mendoza, quien destacó que «la danza en personas con discapacidad supone una rehabilitación complementaria y tiene una relación conceptual con el trabajo de la fisioterapia, ya que la danza es una forma de expresión corporal».

Nadia Adame explicó una serie de valores añadidos que aporta este tipo de danza a las personas con discapacidad, como son el valor terapéutico, el aumento de la capacidad de movimiento, la ayuda a trabajar en equipo y el desarrollo de todos los sentidos.