.

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

La Organización Mundial de la Salud (OMS), ministros, investigadores y pacientes de todo el mundo acordaron hoy la puesta en marcha de la Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente, con el fin de reducir enfermedades, traumatismos y defunciones que sufren los enfermos al recibir atención sanitaria. Bajo el lema «Ante todo, no hacer daño», se perseguirá reducir las consecuencias sanitarias y sociales indeseables que puede tener durante los cuidados.

Así, se pondrán en marcha seis programas durante los dos próximos años. El proyecto «Seguridad para el paciente en todo el mundo», se centrará durante 2005 y 2006 en las infecciones asociadas a la atención de la salud, mientras el «Pacientes por la seguridad del paciente» fomentará la participación de los pacientes, ya sea a título personal o agrupados en colectivos, en la labor de la Alianza.

También se impulsará un programa de «Taxonomía de la seguridad del paciente» con el propósito de armonizar conceptos, principios, normas y términos utilizados para trabajar sobre el tema; otro sobre «Investigación para la seguridad del paciente» y destinado a elaborar un mecanismo de evaluación rápida que se utilice en los países en desarrollo y efectuar estudios mundiales de prevalencia de los efectos adversos.

Finalmente, esta alianza promoverá una iniciativa de «Soluciones para la seguridad del paciente», con el fin de promover las intervenciones ya existentes y coordinar las actividades en el plano internacional para lograr que las nuevas soluciones se apliquen en la práctica, y otro de «Información y aprendizaje», que ayude a formular directrices sobre prácticas óptimas para los sistemas de notificación existentes o que se creen en el futuro y facilite la rápida extracción de conclusiones de la información disponible.

«La mejora de la atención de la salud es quizá el logro más importante de la humanidad en los últimos cien años», explicó el director general de la OMS, Lee Jong-wook, quien apunta que, en muchos casos, la mejor manera de proteger los avances obtenidos consiste en «mejorar la seguridad del paciente en dispensarios y hospitales».

En diversos países ya han visto la luz planes y medidas legislativas en la materia. Esta alianza se crea dos años después de que la LV Asamblea Mundial de la Salud, celebrada en 2002, aprobara una resolución sobre el tema en la que instaba a los estados miembros a prestar «la mayor atención posible al problema de la seguridad del paciente» y a establecer «sistemas de base científica».

«Esta iniciativa mundial servirá para que todas las naciones colaboren en mejorar la atención sanitaria y la seguridad del paciente, cuestiones que trascienden todo límite geográfico», afirmó la directora del Organismo de Investigación y Calidad de la Asistencia Sanitaria del Departamento de Salud y Servicios Sociales de Estados Unidos, Carolyn M. Clancy.

EFECTOS NEGATIVOS EN EL 16 POR CIENTO DE HOSPITALIZADOS

Los estudios realizados en varios países ponen de manifiesto un índice de efectos adversos de entre el 3,5 y el 16,6 por ciento del número de pacientes hospitalizados. En promedio, uno de cada diez pacientes ingresados sufre alguna forma de daño evitable que puede provocar discapacidades graves o incluso la muerte, según la OMS.

A ello, se suman las repercusiones económicas por hospitalizaciones adicionales, demandas judiciales, infecciones intrahospitalarias, pérdida de ingresos, discapacidades y gastos médicos, que representan en algunos países un costo anual de entre 6.000 y 29.000 millones de dólares.