.

BILBAO, 28 (EUROPA PRESS)

El experto norteamericano en neuropsicología Jason Brandt aseguró hoy, en la Universidad de Deusto en Bilbao, que las enfermedades degenerativas se pueden prevenir.

Con motivo de su visita a la Universidad de Deusto, Jason Brandt, figura mundial en el campo de las enfermedades relacionadas con la memoria y demencia, ofreció una rueda de prensa en la que contó los trabajos que se están realizando hoy en día en el tratamiento de personas con enfermedades degenarativas y cuyos avances relacionados con la prevención podrían, según dijo, «suponer la reducción en un 50 por ciento la posibilidad de desarrollar este tipo de enfermedad».

A su juicio, «intervenir cuanto antes» es la la mejor forma de prevenir la posibilidad de desarrollar enfermedades de tipo degenerativo.

Según Brandt, que es presidente de la Sociedad Internacional de Neuropsicología, director de los programas de formación norteamericanos en neuropsicología y director de Neuropsicología en Johns Hopkins Medical Institutions, «existe un tipo de personas con familiares directos enfermos a los que se consideran grupo de alto riesgo y a los que una intervención a tiempo podría retrasar hasta en 5 años la posibilidad de desarrollar la enfermedad e incluso, según sus estudios, en un 50 por ciento evitar que se desarrolle».

Brandt añadió que este tanto por ciento «se podría ampliar gracias a un tratamiento de la enfermedad a partir de la intervención cognitiva y farmacológica».

Para conocer quienes son esas personas sensibles de desarrollar enfermedades degenerativas, el profesor Brandt explicó que se ha de tener en cuenta tres componentes: la edad, el componente genético y la existencia de problemas de pérdida de memoria.

Indicó que la edad media a la que una persona se puede empezar a preocupar es los 65 años, aunque también hay un 1 por ciento de entre 30 y 40 años que también puede sufrir estas enfermedades. El segundo aspecto, la herencia, es de gran importancia y constituyen un factor importante en la prevención y el tercero a tener en cuenta, es estudiar a las personas mayores de 60 años que empiezan a tener problemas de pérdida de memoria.

Igualmente, Brandt habló de la existencia de un subgrupo con «deterioro cognitivo leve» que tiene entre 45 y 50 años y que los estudios demuestran que un 50 por ciento de ellos desarrollarán la enfermedad. En ese sentido, advirtió de que «en este grupo la prevención es fundamental».