.

Puntualiza que su uso para el tratamiento del colesterol debe ser «como coadyuvante» y que para digestiones «agudas no crónicas»

SEVILLA, 28 (EUROPA PRESS)

La vocal de plantas medicinales del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, María José Alonso, sostuvo hoy que diversas estudios clínicos realizados recientemente han demostrado «las propiedades beneficiosas de las hojas de la alcachofera o de sus extractos para la digestiones pesadas», así como para reducir «hasta en un 10 por ciento los niveles de colesterol LDL –el denominado como «colesterol malo»–, gracias a su poder antioxidante».

En declaraciones a Europa Press, Alonso, quien esta tarde impartirá en Sevilla una conferencia sobre este tema, explicó que las propiedades de esta hoja de la alcachofa, «que es precisamente lo que no nos comemos de la planta», ya comenzaron a investigarse mediante ensayos clínicos «a principios de la década de los 90», si bien reconoció que el su uso medicinal entre la población «no es muy conocido».

En lo que a sus propiedades digestivas respecta, esta experta precisó que «se ha demostrado clínicamente que la hoja de la alcachofera facilita las digestiones pesadas, gracias a que favorece el vaciado de la vesícula biliar al intestino o, lo que es lo mismo, mejora el metabolismo en las digestiones copiosas o pesadas, fundamentalmente por una ingesta elevada de grasas».

Respecto a su uso en estos casos, puntualizó que «sólo debe de utilizarse para digestiones pesadas agudas, es decir, que ocurren de forma puntual y que no se deben a que la persona en cuestión sufre de esta dolencia en forma crónica». No obstante, afirmó que su utilización «ayudaría a paliar estos trastornos digestivos que padece alrededor de un tercio de la población española, fundamentalmente a partir de los 35 años».

Según explicó Alonso, la ingesta excesiva de grasas ocasiona dificultades en la digestión de éstas, «debido a la segregación insuficiente de ácido biliar». Así, las grasas ingeridas «no pueden ser metabolizadas por el organismo, que no es capaz de digerirlas correctamente».

Esta situación, concretó, puede ocasionar molestias como «sensación de presión en la parte superior del estómago, pesadez, flatulencias y dolores espasmódicos en la zona del estómago y los intestinos, así como cansancio y fatiga».

Los efectos beneficiosos de la alcachofa se encuentran en sus hojas donde se concentran sus principios activos: los ácidos fenólicos como la cinarina y los flavonoides, que estimulan de forma natural la formación de bilis en el hígado. De esta manera, el estómago y el intestino pueden procesar mejor las grasas procedentes de la alimentación.

USO PARA REDUCIR EL COLESTEROL

En cuanto a su uso para reducir los niveles de colesterol LDL, Alonso subrayó a Europa Press que «siempre debe de utilizarse como coadyuvante y no como forma de automedicación, es decir acompañado de una dieta adecuada y siempre bajo prescripción facultativa».

Alonso, que indicó que el principio activo de la hoja de la alcachofa suele presentarse en forma de grajeas o mediante infusión «mezclada con otras plantas, ya que es extremadamente amarga», aseguró que estos componentes de alcachofa «retrasan el proceso oxidativo de las grasas, que hacen que aumente el colesterol LDL o malo».