.

Cada año fallecen seis millones de personas en el mundo por estas tres enfermedades

BRUSELAS, 29 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea (CE) destacó hoy los progresos que ha logrado la Unión Europea en los últimos cinco años para reforzar la lucha contra el sida, la malaria y la tuberculosis, enfermedades que provocan cada año la muerte de seis millones de personas en todo el mundo.

El Ejecutivo comunitario puso en práctica el denominado «Programa de Acción de la Comisión» que incluye «una política coherente para cubrir las áreas de comercio, desarrollo, investigación, salud y relaciones exteriores», con el objetivo de reducir la pobreza y abordar, por primera vez, estas tres enfermedades en un contexto de seguridad y Derechos Humanos.

El comisario europeo responsable de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Poul Nielson, declaró en un comunicado que con «la adopción del nuevo marco político, la Comisión está bien situada para hacer frente a estar tres enfermedades mortales».

La CE manifestó que el sida, la malaria y la tuberculosis son algunas de las causas del mantenimiento de la pobreza en el mundo y que su política «coherente», señala que los Derechos Humanos deben proteger a aquellas víctimas susceptibles de marginalización o estigmatización, principalmente vagabundos y mujeres.

La estrategia de Bruselas también aboga por cuidar la seguridad humana y evitar que el sida continúe mermando comunidades y destrozando la cohesión social. Además, esta iniciativa pretende abarcar nuevas de necesidades como incrementar la salud relativa a las capacidades de los planes de desarrollo nacional o fomentar la capacidad de regulación de terceros países.

En este punto, la CE pretende promover las inversiones locales en productos farmacéuticos como las terapias combinadas contra la malaria. Otro de los retos es reducir el precio de dichos productos farmacéuticos, con el fin de aumentar la transparencia y la competitividad en este sector del mercado y continuar con el trabajo de investigación y desarrollo para la aplicación y el descubrimiento de nuevas vacunas.

«Durante los últimos cinco años, la Comisión Europea ha estado ocupada en la lucha contra el sida, la malaria y la tuberculosis desde todas las perspectivas posibles para el desarrollo, el comercio, la investigación y la salud», subrayó Nielson.

ESFUERZOS ANTERIORES

Esta nueva estrategia no es el único paso que ha dado la CE. En 2001 puso en práctica un programa de acción (PfA) para luchar contra estas tres enfermedades en diferentes países. En aquella ocasión, quería acelerar las respuestas a la emergencia global para aplicar una política de desarrollo y ayuda humanitaria, comercio, investigación, salud y educación.

Igualmente, asignó un presupuesto de 1.100 millones de euros para continuar la batalla entre 2003 y 2006, que permite disponer de 260 millones de euros al año, 200 más que los que fueron destinados para la misma causa entre 1994 y 2002.

Bruselas hizo hincapié en que se ven algunos progresos como el ejemplo de una reducción del 98 por ciento del precio de los antirretrovirales, uno de los tratamientos que combate el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida). Más recientemente, en el mes de mayo de 2003 la Unión Europea adoptó una regulación que defendía el libre comercio dentro de la UE con respecto a medicamentos clave y que imponía el mantenimiento de los precios.

En esa fecha, el Ejecutivo comunitario trabajó también para eliminar tasas y tarifas en la importación, distribución y registro en el intercambio de medicamentos. Actualmente, dichas tasas se han eliminado para los intercambios de países como Gabón, Indonesia, Nicaragua y Uganda. También en 2003, se logró un compromiso de todos los países miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para apoyar la importación de productos genéricos en los países más necesitados.

Entre los países que figuran como líderes de esta lucha aparecen –junto a los miembros de la Unión– Perú, Senegal, Tailandia, Uganda y Vietnam. Los casos más destacados son los de Tailandia y Uganda, cuya lucha se ha centrado en una fuerte campaña educativa para prevenir la enfermedad a partir de la promoción de preservativos y la producción de productos farmacéuticos genéricos.

Sin embargo y a pesar de los esfuerzos comunitarios para poner fin o frenar el avance de estas enfermedades, su avance y su fuerte condición infecciosa provocaron una catástrofe histórica en 2003, ya que sólo el sida causó la muerte de tres millones de personas.

NUEVOS DESAFÍOS

A pesar del aumento de los esfuerzos, el número de personas que sufren y mueren por el VIH, la malaria y la tuberculosis continúa aumentando. De hecho, los datos del Ejecutivo comunitario cifran en dos millones las víctimas de la tuberculosis cada año y en un millón a los afectados por la malaria, incluyendo la muerte de un niño cada treinta segundos en África.

La Comisión Europea advirtió de que, a pesar del aumento de los recursos financieros y técnicos, las epidemias se propagan fundamentalmente en países socios de la política europea de vecindad, tales como Rusia o China. En la actualidad, las ayudas económicas provienen en su mayoría de presupuestos nacionales y de contribuciones privadas.

Sin embargo, según datos del Ejecutivo comunitario, la comunidad internacional debería garantizar una mayor financiación para hacer frente a las demandas crecientes de medicamentos y asistencia sanitaria para los próximos años.

PERSPECTIVAS PARA 2015

Las perspectivas comunitarias para el 2015 consisten en una adaptación a la propagación geográfica de estas enfermedades, principalmente en los países en desarrollo y en los socios europeos. El hecho de trabajar con terceros países implica reforzar las acciones y aumentar los recursos de investigación con el fin de mejorar las capacidades y las técnicas para curar y prevenir.

A nivel económico, la Comisión calcula que entre 2007 y 2013 podrá ofrecer nuevas sumas que posibiliten hacer frente a los retos mundiales de las tres enfermedades. Los próximos fondos europeos serán consagrados a los países más pobres y a aquellos que sufran crisis humanitarias, políticas o económicas que hagan más difícil la lucha contra el sida, la malaria o la tuberculosis.

Para alcanzar este reto, la CE garantizó que fomentará la cooperación entre los Veinticinco con una mayor asistencia técnica y un mejor desarrollo de las investigaciones. Su compromiso incluye también perseguir y reforzar el diálogo de la política de financiación para beneficiar a las organizaciones multilaterales de Naciones Unidas.

El sida es una enfermedad causada por un virus llamado Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) que ocasiona la destrucción del sistema inmunitario de la persona que la padece. La malaria es una enfermedad parasitaria, caracterizada por fiebre, escalofrío y anemia que se transmite por la picadura de mosquitos.

Por su parte, la tuberculosis es una enfermedad que se transmite por medio del aire. Generalmente afecta a los pulmones pero también puede atacar a otras partes del cuerpo tales como el cerebro, los riñones, o la espina dorsal.