.

PALMA DE MALLORCA, 29 (EUROPA PRESS)

La escuela y los padres deben mejorar su colaboración con los servicios sanitarios para la detección precoz de casos de anorexia nerviosa y bulimia, según señaló hoy Oriol Lafau Ramonell, psiquiatra y coordinador de las Unidades de Salud Mental infanto-juvenil, durante la celebración en Palma de las Jornadas sobre Alimentación organizadas por el Ayuntamiento en el Estudi General Lul·liá.

«Mucho cuidado con lo que enseñamos a los hijos», subrayó Lafau en su intervención, quien destacó la importancia cada vez más decisiva de la familia y la escuela en la detección precoz de trastornos de la conducta alimentaria. Así, enumeró una serie de señales que deben servir a las familias y maestros a la hora de detectar este tipo de enfermedades, especialmente los signos físicos (pérdida leve de peso, insomnio, amenorrea, «mala cara»).

No obstante, destacó que los padres pueden encontrar otras señales. «Si está decaído o triste, si se muestra irritable y malhumorado o tiene falta de concentración el tareas», comentó Lafau, que recomendó también mostrar atención a los signos conductuales. «Manifestaciones verbales como que se ve gorda y quiere adelgazar, si realiza dietas estrictas, si da excusas para no comer, si aisla de sus amigos, exceso de ejercicio o baja su rendimiento escolar», señaló.

Por su parte, Teodorico Cabanes, médico especialista en Medicina Deportiva de S»Institut, destacó que en Mallorca se realizan 22.000 revisiones médicas anuales a todos los niños que realizan deporte, lo que sitúa a balears como la Comunidad Autónoma con mayor porcentaje de pruebas, que permitan conocer si los jóvenes tienen déficits alimentarios.

En su intervención, Cabanes destacó la importancia de la alimentación en los jóvenes que dedican tiempo al deporte, tanto para los que deciden competir como lo que realizan ejercicio físico por afición. En este sentido, advirtió de la necesidad de un buen desayuno para el rendimiento escolar, situación que no ocurre en muchos casos. «Nos encontramos con jóvenes que no desayunan y ahí es importante que los padres actúen», dijo Cabanes, que consideró fundamental una correcta alimentación, especialmente en la edad escolar.