.

La Sociedad de Pediatría Extrahospitalaria de Cantabria pide una restricción o prohibición de este tipo de publicidad

SANTANDER, 3 (EUROPA PRESS)

Un estudio realizado entre febrero y octubre de este año sobre la publicidad en las calles y cercanías a los centros educativos de Santander indica que uno de cada cuatro anuncios son de alcohol o tabaco, concretamente el 14,5 por ciento de los 1.034 anuncios analizados eran de tabaco y un 10,9 por ciento de alcohol. En el caso del tabaco, el «negro» no se publicita y en lo que se refiere a alcohol, el vino tampoco.

El presidente de la Sociedad de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria de Cantabria, Horacio Paniagua Repetto, expuso hoy los resultados de este estudio pionero en España. La metodología utilizada partió del análisis mensual de la publicidad en vallas y marquesinas de autobuses situadas dentro de tres rutas de encuesta.

Los resultados indican que tabaco y alcohol son las sustancias más anunciadas durante todo el año «a lo largo de todos los meses encuestados», según explicó Paniagua. Además, en algunos meses tabaco o alcohol «en números absolutos», llegan a ser el producto más anunciado en las vallas y en las marquesinas de autobuses.

Según indicó, los mensajes publicitarios encontrados están «destinados a población joven», porque «hablan» de alegría, aventura o pasarlo bien y, además, «parecen facilitadores de las relaciones de amistad o pareja» y van asociados con signos «sobre todo en el caso del alcohol», de madurez.

En cuanto a la publicidad de bebidas alcohólicas, el 80,3 por ciento corresponde a bebidas de alta graduación: whisky, ron y ginebra, y el 19,6 por ciento a las de baja graduación, como vermouth y cerveza.

La presencia de este tipo de publicidad en los alrededores de institutos y centros de educación secundarios varía muchísimo entre los meses de actividad escolar y los meses de vacaciones. Así, desde febrero hasta la primera semana de junio y el mes de octubre se analizaron 232 anuncios de entre los cuales el 22 por ciento eran de alcohol y tabaco, publicidad que en julio, agosto y septiembre «cae un 50 por ciento», explicó Paniagua.

A juicio de la Sociedad de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria de Cantabria, dado que los mensajes van dirigidos a los estratos más jóvenes de la población, las acciones preventivas deberían reforzarse con una restricción o prohibición de este tipo de publicidad.