.

CORDOBA, 3 (EUROPA PRESS)

Un estudio del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba ha revelado que disponer de niveles elevados de tacrolimus en sangre al principio de un trasplante cardíaco reducen su rechazo, según informó hoy el complejo hospitalario.

Según apunta dicho trabajo, realizado por profesionales del servicio de Farmacia del citado hospital, el tacrolimus es un imunosupresor que, usado en concentraciones adecuadas los días posteriores al trasplante de corazón, puede resultar crucial para evitar el rechazo agudo del órgano.

Así, los resultados de este estudio, que se ha llevado a cabo con pacientes trasplantados de corazón en el hospital cordobés, revelan que al alcanzar los niveles adecuados de un determinado medicamento inmunosupresor en sangre durante los cinco días posteriores al trasplante «contribuye de manera muy significativa a evitar el rechazo agudo en estos pacientes trasplantados de corazón».

El trabajo, que ha obtenido recientemente el primer premio en el Congreso Nacional de Farmacia Hospitalaria celebrado en Huelva, ha sido realizado por el farmacéutico Raúl Albornoz y codirigido por la también farmacéutica María Dolores Aumente y el cardiólogo José María Arizón.

En este sentido, Aumente señaló que las conclusiones de este estudio «pueden resultar cruciales, ya que ofrecen indicadores, basados en nuestra experiencia hospitalaria, sobre la concentración necesaria que debe haber en la sangre del paciente trasplantado de corazón para prevenir el rechazo agudo», una situación, precisó, «que aunque revierte, deteriora el órgano y puede motivar el rechazo crónico».

UN AÑO DE SEGUIMIENTO

El trabajo consistió en un estudio retrospectivo de todos los enfermos adultos trasplantados de corazón en el Reina Sofía durante casi cuatro años (de enero de 2000 a octubre de 2003) que iniciaron su tratamiento con Tacrolimus.

En este grupo se incluyeron 19 pacientes –13 hombres y seis mujeres–, a quienes les hizo seguimiento durante el año posterior al trasplante. En este mismo periodo se trasplantaron de corazón en el hospital cordobés 80 enfermos adultos y nueve infantiles, la mayoría de los cuales recibió ciclosporina en lugar de tacrolimus por ser aquél el inmunosupresor de primera elección en trasplantados de corazón.

En concreto, entre los pacientes que alcanzaron una concentración de tacrolimos en sangre superior a 8 ng/ml los cinco días después de la intervención el porcentaje de rechazo agudo del órgano se situó sólo en el 33 por ciento, mientras que en aquellos pacientes en los que la concentración fue inferior a 8 ng/ml el rechazo se incrementó hasta el 80 por ciento de los casos.

El estudio se enmarca dentro de la línea de investigación sobre factores predictores del rechazo que se incluye a su vez en la Red Temática de Investigación en Trasplante de Organos, una iniciativa que impulsa el Ministerio de Sanidad y Consumo y coordina la Organización Nacional de Trasplantes (ONT).