.

BARCELONA, 8 (EUROPA PRESS)

El 60 por ciento de españoles es fumador pasivo, ya que se expone involuntariamente al humo del tabaco en su trabajo, en casa o durante el tiempo libre, según los resultados de un estudio realizado por el Instituto Catalán de Oncología (ICO). Los expertos estiman que casi 3.000 españoles mueren al año por esta causa.

El estudio, publicado en la revista «Medicina Clínica» y que recoge Europa Press, realizó un seguimiento de 1.059 personas no fumadoras de Cornellá (Barcelona). Los investigadores analizaron la exposición de estas personas al humo del tabaco en su empleo, domicilio y durante las actividades de ocio.

El 69,5 por ciento de hombres y el 62,9 por ciento de mujeres se declara fumador pasivo. No obstante, el tiempo que estas personas pasan expuestas al humo del tabaco varía según el lugar en el que realizan sus actividades y el sexo.

La investigación constata que el 25,9 por ciento de hombres reconoce ser fumador pasivo en su domicilio, el 55,1 por ciento declara serlo en su tiempo libre y el 34 por ciento en el ambiente laboral.

Esta situación cambia entre las mujeres, más obligadas que los hombres a convivir con el humo del tabaco en su propio domicilio. El 34,1 por ciento de mujeres asegura que es fumadora pasiva en su casa, el 44,3 por ciento durante su tiempo libre y el 30,1 por ciento en su empleo.

Con la edad, la exposición involuntaria al tabaco tiende a reducirse. Así, el 85,3 por ciento de hombres de 15 a 24 años es fumador pasivo en sus actividades de ocio, algo que disminuye hasta el 16,9 por ciento en las personas mayores de 64 años de edad.

La cantidad de fumadores pasivos en España es más del doble de la que tienen otros países como Estados Unidos, país «con una estricta legislación en favor de espacios libres de humo de tabaco en lugares públicos y con menos consumo de cigarrillos», señala el estudio.

Los autores del trabajo apuntan «las políticas destinadas a proteger a los fumadores pasivos y la reducción del consumo del tabaco» como «medidas más efectivas» para descender el impacto de la exposición involuntaria al humo del tabaco entre la población.

INCUMPLIMIENTO DE LA NORMATIVA.

«La legislación actual de España sobre espacios libres de humo ha favorecido que no se fume en muchos lugares públicos y que en otros se haya restringido el consumo de tabaco», aunque «todavía queda un largo camino por recorrer», según los investigadores.

Según el estudio, la alta exposición al tabaco en el ambiente laboral y en el tiempo libre demuestra «la falta de cumplimiento» por parte de muchas instituciones «públicas o privadas» de «las medidas legales» para proteger a los fumadores pasivos.