.

Las ventas de alimentos representan más del 75 por ciento de los intercambios entre los países de la Unión

BRUSELAS, 9 (EUROPA PRESS)

España se encuentra entre los países europeos que, junto con Portugal y Grecia, dedican una mayor parte de su presupuesto al consumo de pescados, aceites y materias grasas, según los datos de 2003 publicados hoy por la Oficina de Estadísticas de la Comisión Europea, Eurostat.

Asimismo, estos tres países e Italia encabezan las exportaciones comunitarias de carnes, frutas y verduras, mientras que Reino Unido destaca por su consumo de legumbres y Alemania de bebidas sin alcohol.

Desde 1994 a 1999 la Unión Europea experimentó una bajada general de dos puntos en el consumo de alimentos, aunque en Irlanda y Estonia la reducción fue más acusada. La excepción a este dato fue Bélgica, con un aumento del 19 al 27 por ciento en ese periodo.

Sin embargo, el consumo general aumentó en la Unión Europea, principalmente en los nuevos países, como Chipre, Estonia y Letonia, entre 1995 y 2001. Los productos culturales, de ocio y cultura para los nuevos Estados miembros, y la comunicación para los países de la Europa de los Quince, fueron los elementos que arrastraron los índices globales.

Respecto a la exportación de carnes, frutas y verduras, los diez nuevo sEstados miembros también han escalado posiciones, y en especial, Hungría y Polonia, han logrado un 5 por ciento en las exportaciones comunitarias de carne y un 8 por ciento en frutas y verduras.

En total, las exportaciones de productos alimenticios de la Unión Europea supusieron 39.800 millones de euros para la economía comunitaria, mientras las importaciones alcanzaron la cifra de 39.400 millones de euros, lo que significó el 4,5 y el 4,3 por ciento en el aumento medio anual entre 1999 y 2003.

Los datos mostraron que el comercio intracomunitario de la industria de la alimentación representó más del 75 por ciento de los intercambios entre los países de la Unión. Asimismo, Estados Unidos, Japón, Rusia y Canadá figuran como los principales países importadores alimentos europeos en 2003. En concreto, el 57 por ciento de las exportaciones europeas de bebidas fueron dirigidas a Estados Unidos.

Sin embargo, la Unión Europea también importa alimentos a diferentes países como Brasil, Argentina, China y Estados Unidos. La industria alimentaria constituye, después de la metalúrgica, el segundo sector manufacturero en Europa. Los principales operadores son Francia, Reino Unido y Alemania, que juntos alcanzan el 53 por ciento de la producción comunitaria del sector. La mayor parte de los diez nuevos Estados miembros son también muy activos, y en especial Chipre, Estonia, Letonia y Lituania.

La industria alimentaria ha distinguido tradicionalmente cuatro sectores mayores, tales como las bebidas, las carnes, el pan y la leche. La evolución de cada uno viene determinada por los cambios de comportamiento de los consumidores. Así, las bebidas y las carnes tienen hoy un peso equivalente, con un 17,78 y un 17,70 por ciento respectivamente, en el total de la producción alimentaria en 2001.

En el mismo año, el pan y la leche experimentaron una bajada de la producción, al igual que los pescados, los productos grasos y los alimentos para animales, en cambio se incrementó el consumo de chocolate y los condimentos para alimentos.