.

BARCELONA, 11 (EUROPA PRESS)

El 52 por ciento de españoles de 45 a 74 años de edad sufre síntomas de andropausia o andropenia, una situación comparable a la menopausia en mujeres, caracterizada por problemas de erección o disminución del deseo sexual, según una encuesta sobre salud del hombre y andropenia que se presentó hoy en Barcelona.

El estudio, en el que participaron 2.101 españoles de 45 a 74 años, ha sido elaborado por un grupo de expertos interesados en el estudio de la salud masculina, bajo el auspicio de la Asociación Española de Urología (AEU) y de la Asociación Española de Andrología (ASESA).

La encuesta constata que 3,4 millones de españoles padecen problemas de erección o ausencia de placer en el sexo u otras dolencias que si se dan al mismo tiempo también pueden ser un signo de alerta como dolor muscular, sudoración excesiva o cansancio físico.

La combinación de tres de los siguientes síntomas también pueden un signo de sufrir andropenia. En esta lista se incluye reducción en el crecimiento de la barba, dificultad para dormir, disminución de erecciones matinales, reducción de la sensibilidad del pene y menos intensidad del orgasmo.

La causa de la andropausia es el descenso del nivel de testosterona, hormona responsable de la producción espermática, de la respuesta sexual y de carácteres masculinos, como el crecimiento de la barba, la masa muscular o el número de eyaculaciones.

El estudio indica que los hombres que declaran síntomas compatibles con la andropausia varía según las comunidades autónomas. Catalunya, con un 30,9% de la población con síntomas y Aragón, La Rioja, Navarra y País Vasco, con un 47,6% de los hombres, son las autonomías con menor impacto.

En cambio, Canarias y Baleares son las autonomías donde hay más hombres que presentan estos síntomas, con un 73,3%. A poca distancia, le siguen Madrid, Castilla La Mancha y Castilla León, con un 68,5% de población masculina que sufre estos signos de alerta.

A pesar de la incidencia que esta alteración tiene en la población masculina española, la mayoría de hombres desconoce este síndrome. El 70,2% de la población encuestada no sabe lo que es la andropausia, mientras que el 86,3% lo identifica únicamente con la función sexual.

Sin embargo, tener unos niveles bajos de testosterona «no sólo afecta a la esfera sexual» sino que también se relaciona «con un mayor riesgo de osteoporosis y de obesidad», informó hoy el urólogo del Servicio de Andrología de la Fundació Puigvert de Barcelona Josep Maria Pomerol.

Tener poca producción de esta hormona masculina, algo provocado por factores genéticos, «afecta directamente a la masa muscular» y «provoca una mayor presencia de grasa en algunas zonas del cuerpo, como barriga o pechos», explicó este especialista.

A PARTIR DE LOS 50, REVISIÓN MÉDICA.

Ante esta situación, Pomerol aconsejó a todos los hombres que a partir de los 50 años de edad «se hagan una revisión que incluya un tacto rectal, para descartar que no hay cáncer de próstata, y una analítica de detección de los niveles de testosterona».

La encuesta realizada constata que el 49,5% de los encuestados vive con pareja o está casado y que el 84,7% mantiene relaciones sexuales, actividad que «es muy buena para la salud general» y que «incluso ayuda a evitar el cáncer de próstata», según Pomerol.

TERAPIA HORMONAL.

Este síndrome puede tratarse con terapias hormonales que ayudan a recuperar el nivel de testosterona y que actualmente están financiados por la Seguridad Social. «Es una crema o un gel que puede aplicarse diariamente en la espalda con el que se empiezan a notar los beneficios a los seis meses», señaló.

A pesar de ello, estas terapias no las pueden utilizar hombres con problemas cardiacos o cáncer de mama. Tampoco se aconseja en enfermos de cáncer de próstata porque «el consumo de estos fármacos puede accelerar el curso de esta afección», advirtió este urólogo.